Buscan quitar trabas en el Mercosur

Los gobiernos analizan un esquema para garantizar el pago de las operaciones
(0)
22 de enero de 2002  

Los gobiernos de la Argentina y de Brasil avanzarán en la restauración de un sistema de créditos recíprocos, por el cual, con la intervención de los bancos centrales de ambos países, se establecerán garantías de pago de las operaciones comerciales.

El tema fue tratado durante una reunión que mantuvo ayer el ministro de la Producción, José Ignacio de Mendiguren, con el embajador brasileño, José Botafogo Gonçalves.

En el encuentro, el representante del país socio del Mercosur no dejó de plantear la preocupación de los empresarios de Brasil por las demoras en el envío de trigo argentino, luego de que la incertidumbre generada tras la devaluación por el tipo de cambio por aplicar frenara los embarques de los exportadores. "Le prometí que hoy mismo (por ayer) voy a actuar para regularizar esa situación", expresó De Mendiguren en diálogo con LA NACION, tras estimar que hay un retraso en el envío de 250.000 toneladas.

Con un documento de la Secretaría de Agricultura que así lo indica, el ministro le dijo a Botafogo que "el abastecimiento de trigo a Brasil está garantizado", ya que, teniendo en cuenta la cosecha, los envíos al exterior y el consumo interno, quedan 6,3 millones de toneladas para vender. En lo que va del actual ciclo, los envíos a Brasil sumaron 1,7 millón de toneladas, mientras que un año atrás los embarques ya sumaban 2,15 millones.

La semana última, los molinos brasileños habían denunciado las demoras de los exportadores argentinos y les habían pedido a las autoridades de su país la eliminación del arancel externo al Mercosur que rige para el trigo. Sin embargo, los funcionarios expresaron que, salvo un desabastecimiento, no se tomará esa decisión, que quitaría a las ventas argentinas la ventaja competitiva que tienen, por ejemplo, frente a los envíos de Estados Unidos.

Respecto de la instrumentación de un mecanismo que garantice los pagos con intervención del Banco Central, De Mendiguren aclaró que se trata de un sistema establecido por la Aladi (en la Argentina dejó de usarse a principios de la década del 90) y que podría haber novedades sobre el tema esta misma semana. Los empresarios del país vecino expresaron hace días su preocupación porque se establezca un sistema de esas características.

Cadenas productivas

"Hasta ahora la relación bilateral era muy difícil por las diferencias en la política cambiaria, pero ahora empezamos a destrabar la agenda", expresó el ministro. Y anticipó que uno de los siguientes pasos será estudiar la viabilidad de establecer cadenas productivas de complementación, principalmente en tres rubros de la industria: los muebles, el calzado y el sector automotor.

Sin embargo, antes de llegar a la implementación de esos regímenes, se tomarán medidas de corto plazo, como la revisión, en el caso de la industria automotriz, del sistema de intercambio compensatorio, que obliga a importar una determinada cantidad de vehículos para abrir el camino de las exportaciones hacia el otro país.

Otro tema considerado ayer fue avanzar hacia una moneda única para el Mercosur, un objetivo que, según De Mendiguren, "está más cerca" a partir de la devaluación.

Botafogo viajó ayer a Brasilia para informar sobre la continuidad de las negociaciones con la Argentina. En su menú de tareas figura la organización de un encuentro entre De Mendiguren y su par brasileño, Sergio Amaral. El secretario de la Producción, Reginaldo Arcuri, estará en los próximos días en Buenos Aires.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?