En tres años cayó del 24 al 14,8% el porcentaje de argentinos que puede guardar parte de sus ingreso. Cada vez es menos la gente que ahorra