Caen fuerte las reservas por el cambio de acreedor

El FMI va reemplazando a los inversores; la tenencia bruta del BCRA precipitó su baja ayer por pagos al Club de París
El FMI va reemplazando a los inversores; la tenencia bruta del BCRA precipitó su baja ayer por pagos al Club de París Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno
Javier Blanco
(0)
25 de mayo de 2019  

El 72% de la caída que sufrieron las reservas internacionales del Banco Central (BCRA) en los últimos 45 días, es decir, después de haber alcanzado un récord de US$77.481 millones gracias al último desembolso del FMI, se explica por pagos y cancelaciones de la deuda en el marco de un proceso de cambio de acreedor al que adhirió el país al acudir hace un año a la asistencia de ese organismo.

El valor de ese vital activo cayó en US$11.823 millones entre el 9 de abril y ayer (al cerrar en US$65.595 millones) al cabo de apenas 30 jornadas: es decir, sufrió una baja promedio cercana a los US$400 millones por día, un ritmo que inquieta, alcanzando su menor nivel en el año.

Sin embargo, solo unos US$2100 millones podrían considerarse como una pérdida genuina ya que están relacionados con el aporte de dólares que hace al mercado el Tesoro, tanto para cubrir su déficit en pesos como para tratar de ayudar a mantener equilibrada a esa divisa. Claro que a eso se podrían agregan otros US$600 millones, en realidad vinculados con la desvalorización que sufrió el yuan (tomando la incidencia del swap) desde que tomó temperatura la disputa comercial de Estados Unidos con China.

El resto de la merma está vinculado con pagos de deuda como los US$1409 millones girados en las últimas 48 horas para cumplir las cancelaciones pactadas por el exministro Axel Kicillof con el Club de París (tras una renegociación que incluyó inéditos US$3633 millones en intereses punitorios) o de capital o intereses de distintos bonos colocados entre inversores.

Se trata de un proceso que le permite al país un ahorro financiero, ya que por el financiamiento del FMI se paga una tasa promedio del 4%, ya que se trata de préstamos que están condicionados al cumplimiento de una serie de objetivos, un costo 43% menor que el que tiene en promedio la deuda tomada del mercado.

"El vaivén en el monto de reservas brutas se produce porque estamos transitando lo que sería la 'temporada alta' de pagos de deuda del año: finalizado mayo y especialmente transcurrido junio ya caen. Y porque precisamente uno de los objetivos principales de los desembolsos del FMI era enfrentar estos pagos durante el año de tránsito hacia el equilibrio fiscal primario. Es decir, buena parte de la baja está explicada porque dejás de deberle a uno [inversores] y pasás a deberle a otro [el FMI]", explica el economista Santiago Bulat, de Invecq Consulting.

"La caída genera ruido porque las reservas son un indicador clave de estabilidad. Pero por contradictorio que parezca la fuerte baja de los últimos 45 días no es preocupante ya que en gran medida refleja un cambio de acreedor contemplado en el programa financiero oficial", coincide el economista e investigador de la Mediterránea, Néstor Grión.

Otros indicios a mirar

Una de las ventajas derivadas del cambio de acreedor es una reducción en el costo promedio del financiamiento. "La línea del FMI cuesta aproximadamente 4% anual, aunque al estar en una canasta de monedas (DEG) varía en función de las tasas de las monedas que componen esa canasta. Por caso, los bonos Bonar 2019 y 2024 que se pagaron tenían cupón de 6,70 y 8,6% anual, con lo que ahí hay un ahorro", señala Miguel Zielonka, director de la consultora EconViews.

El tema es que el abaratamiento no se nota porque queda neutralizado en el fuerte aumento que el Gobierno enfrentó en su costo de endeudamiento local por la inestabilidad cambiaria y la suba de tasas.

Los analistas creen que el vaivén de las reservas puede sumar inquietud en un contexto ya caracterizado por la incertidumbre, por lo que sugieren seguir el monto neto (que se mantuvo en torno de US$20.000 millones) y no el bruto. Pero no hay una medición uniforme pública de ese valor, lo que da lugar a controversias.

"Tal vez sería mejor tomar reservas netas según definición del FMI. Ellos tanto a las brutas como a las netas les restan los compromisos de deuda a vencer en un año. Es un criterio que haría menos volátil la tenencia, pero debiera adoptarlo el BCRA", comenta Zielonka. No estando ese dato oficializado, Grión sugiere prestar más atención al "efecto que puede tener el proceso electoral en la dolarización" o la posibilidad de que al BCRA le toque vender reservas, "algo que hasta aquí no necesitó hacer", destaca.

Dólar y riesgo, estabilizados

  • El dólar y la tasa de riesgo país cerraron una semana volátil en baja, ayudados por una menor aversión global. El billete cerró a $46,06, con lo que bajó 0,33% en la semana (había cerrado la anterior a $46,20) tras ceder 18 centavos respecto de su valor de cierre previo. El volumen operado volvió a quedar debajo de los US$700 millones en una rueda en la que el BCRA frenó el proceso de ajuste a la baja que venía aplicando desde comienzos de mes en la tasa interna al quedar en 70,90% anual, ahora que deberá retirar pesos de calle para asegurar su meta monetaria del mes. La tasa de riesgo país, aprovechando un rebote de los bonos (que ganaron de 2 a 4% en la semana), cayó de 922 a 905 puntos, con lo que se contrajo algo más del 4% respecto del viernes pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.