Caída del 30% en los ingresos por ganancias

No se eximirá del IVA al turismo
(0)
28 de junio de 2002  

El resultado de la recaudación de este mes no traerá sorpresas agradables para el Gobierno ya que se espera una ligera baja en términos globales, que se profundiza notablemente en el caso del impuesto a las ganancias.

Fuentes del Palacio de Hacienda indicaron ayer a LA NACION que los últimos datos reflejan ingresos por $ 4200 millones en el mes frente a los $ 4589 millones alcanzados el mismo mes del año último.

"Estamos cerca y vamos a repetir el superávit del mes pasado", se esperanzó un funcionario.

En el edificio de enfrente, en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), había más cautela, ya que se estimaba que el mes terminará con una ligera baja, en torno del 2 por ciento.

En cambio, había coincidencia absoluta entre las fuentes consultadas en relación con la catastrófica baja de la recaudación en ganancias: 30 por ciento.

Los técnicos consideran lógico este resultado debido a las pérdidas presentadas por las empresas que más habían aportado al fisco: las privatizadas, los bancos y las petroleras.

En términos anuales se esperan apenas unos $ 6000 millones, frente a los $ 10.000 millones recaudados el año pasado.

Suben las devoluciones

A pesar de la miseria de ingresos, el fisco aumentó las devoluciones del IVA. Este mes ya se devolvieron $ 170 millones frente a los $ 112,2 millones de junio de 2001.

En el caso de los reintegros a la exportación, el resultado está casi empatado con los $ 46 millones del mismo mes de 2001.

Como contrapartida, las retenciones se ubican unos $ 80 millones por debajo de la previsión oficial, con un ingreso de $ 583 millones.

El impuesto a las transacciones financieras logró ingresos por $ 328 millones, unos $ 9 millones menos de lo esperado, y $ 43 millones por encima del resultado de junio del año pasado.

A pesar del contexto, en el Palacio de Hacienda creen que -si el gasto no se desmadra con una suba importante de salarios públicos- es posible llegar al superávit acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aun cuando el Congreso no sancione el codiciado impuesto a las pesificadas. La disputa con el Parlamento se extiende al proyecto para eliminar la exención del impuesto a las naftas en la Patagonia. Por lo menos, el equipo económico pudo lograr disuadir a los legisladores de aprobar la exención del IVA para las actividades turísticas. A cambio, se autorizará una serie de obras públicas para fomentar esa rentable actividad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?