Repercusión. Calificadoras, escépticas ante el plan de la CNV