Mercados. Calma, tras la tormenta