Camino libre para compensar a los bancos