Campaña contra los "buitres" en EE.UU.

La embajada argentina publicó un folleto con críticas
Silvia Pisani
(0)
8 de marzo de 2014  

WASHINGTON.- Cuando faltan menos de dos meses para una crucial audiencia con los llamados "fondos buitre" ante la Corte Suprema de Estados Unidos, la embajada de la Argentina lanzó una campaña con la circulación masiva de un boletín, en el que afirma que un fallo adverso tendría "consecuencias sistémicas", a riesgo de beneficiar a unos "acosadores legales", según su caracterización de los demandantes.

El folleto, más de carácter político que de razonamiento jurídico, recuerda que hubo expresiones "favorables" a los reclamos de la Argentina por parte del gobierno de los Estados Unidos, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del gobierno de Francia, así como de reconocidos economistas, entre ellos, el premio Nobel Joseph Stiglitz y la ex directiva del Fondo Anne Krueger.

La embajada caracteriza a los demandantes fondos de inversión NML Elliot y Aurelius Management como "acosadores legales" que "gastan millones de dólares en lobby", que "sólo buscan un trato privilegiado" y que en ese afán "obligan a la Argentina a litigar en tribunales de todo el mundo" para evitar su "acoso". "Son fondos que están decididos, incluso, a afectar el pago normal que la Argentina está haciendo a sus acreedores para beneficiarse ellos mismos", señala.

Con el concepto de que "El caso de NML contra la Argentina importa a todos", el folleto asegura que, a diferencia de lo que sostuvieron los fallos adversos que ya cosechó el país, una derrota en este caso "tendría consecuencias sistémicas porque nunca más un proceso de reestructuración de deuda" podría ser confiable.

La nota, que se basa en lo que el Gobierno ha venido diciendo hasta ahora en sus declaraciones políticas, incorpora entre los elementos novedosos el reciente amicus curiae presentado por el gobierno de los Estados Unidos ante la Corte, en el que respalda la posición argentina.

El documento no refiere a la causa de fondo, en la que está en juego la posibilidad de un nuevo default, sino a un expediente secundario llamado "Discovery", por el que se pide a bancos norteamericanos que identifiquen activos argentinos para su eventual embargo por parte de los acreedores.

"Un amicus curiae no siempre significa que la Corte vaya a prestarle atención", sostuvo ayer el abogado Richard Samp, de la Washington Legal Foundation, con sede en esta ciudad.

En línea con lo anticipado por LA NACION, el letrado recordó, por caso, que el reciente fallo adverso de la Corte por el que se obliga a la Argentina a pagar US$ 185 millones a British Gas había tenido antes un amicus favorable del gobierno norteamericano.

"Me parece que el gobierno argentino está confiando demasiado en lo que dice" el procurador del gobierno norteamericano, sostuvo. "Se trata de una opinión importante, pero no definitoria", añadió Samp.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.