La producción frente a la crisis financiera mundial. A cuidar el bolsillo