Adiós a la siembra directa: en el norte cordobés, en casi 4% del área se movieron los suelos para controlar malezas

Por las malezas, hay productores que ante las dificultades para el control mueven el suelo
Por las malezas, hay productores que ante las dificultades para el control mueven el suelo
(0)
31 de diciembre de 2018  • 02:00

Según un informe de la Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica (Ravit), con el apoyo de Arysta LifeScience Argentina, en el norte de Córdoba en el 3,9% de unas 880.000 hectáreas agrícolas los productores abandonaron la siembra directa y movieron los suelos para controlar las malezas.

"Al relevar las malezas estivales más importantes de la región al momento de la siembra, Ravit pudo detectar que la superficie con suelos movidos asciende a 34.000 hectáreas (el 3,9% de las 880.000 hectáreas agrícolas analizadas). La práctica se concentra especialmente hacia el este de la región donde se identifican zonas rojas con hasta el 10% de los suelos movidos", indicó.

Con el fin de comprender cuáles serían las malezas que podrían estar llevando a mover los suelos, se analizaron cinco que se destacan en las denominadas "zonas rojas".

  • El yuyo colorado se contabilizó en el 50% de los lotes de las "zonas rojas", mientras que se lo observó en el 33% de los lotes del resto de la región estudiada, informó la firma.
  • "En el caso de las clorídeas, la relación fue del 45% de presencia en los lotes de zonas rojas versus el 29% en el resto de la región.
  • Borreria sp, por su parte, se mostró concentrada en un 41% de los lotes de las zonas rojas y en el 30% de la región.
  • Gomphrena sp, otra de las malezas problema de la región, se manifestó en el 37% de los lotes de las zonas rojas y en el 25% del resto de la región.
  • Por último, Pappophorum sp se detectó en el 21% de los lotes de las zonas rojas y en el 4% de los lotes del resto de la región", agregó.

El informe destaca una serie de ensayos continuos realizados durante 8 años por el equipo de INTA Manfredi que explican la pérdida de valor, la pérdida de suelos y el impacto en la sustentabilidad del sistema tras el abandono de la siembra directa.

El ambiente estudiado por INTA contó con un régimen de lluvia anual de 760 milímetros en rotación de maíz y soja. Mientras el rendimiento alcanzado por la soja en siembra directa fue de 3316 kg/ha, el logrado con mínima labranza descendió a 2954 kg/ha. En el caso del maíz, el rinde en siembra directa fue de 8966 kg/ha y de 7542 kg/ha con mínima labranza.

Por otra parte, la pérdida de materia orgánica registrada es del 1% por cada 20 años de agricultura con labranza e implica una mineralización de los suelos de 1300 kg/ha de nitrógeno, 130 kg/ha de fósforo y 80 kg/ha de azufre.

Para Ravit, que sigue 120 variables en 150 sitios de estudio, es clave un adecuado control de malezas.

Porcentaje de lotes movidos y "zonas rojas"
Porcentaje de lotes movidos y "zonas rojas"

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.