Suscriptor digital

Advierten riesgos por el uso de productos no autorizados

(0)
25 de marzo de 2000  

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove) advirtió que la utilización en tolva o en los comederos de productos farmacológicos que se comercializan sin el control del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) puede ocasionar riesgos en la salud humana.

La entidad destacó, en un comunicado, que la venta de drogas que no poseen descripciones sobre su uso implica un grave peligro para la cadena alimentaria, ya que los consumidores podrían ingerir alimentos que contendrían residuos tóxicos.

"Esta situación no sólo es una competencia desleal contra la industria sino un doble riesgo: para el productor, porque la eficacia de esos productos es dudosa, y para el consumidor, ya que éste desconoce el nivel de residuos tóxicos que pueden arrastrar los alimentos de un producto tratado con esos fármacos", explicó Caprove.

Frente a esta situación, puntualizó que, con el objeto de prevenir las enfermedades animales, los laboratorios agrupados en Caprove elaboran los medicamentos y vacunas que se emplean en el control y erradicación de, por ejemplo, la peste porcina clásica, la sarna, la tuberculosis y la brucelosis.

De todos modos, la institución subrayó que actualmente sus representantes se encuentran trabajando juntamente con el Senasa para lograr un mercado transparente donde el Estado pueda fiscalizar el ingreso de drogas y detectar cuáles son los fármacos que se comercializan sin las pautas de procesamiento y control, "necesarias para asegurarle calidad al productor, al veterinario y al consumidor".

Con respecto a la circulación de medicamentos veterinarios no aprobados por el organismo sanitario, la institución adelantó que también colaborará para que se implementen controles de residuos en los alimentos de origen animal, "en el uso indiscriminado de ciertos principios activos, como antibióticos y antiparasitarios, y otros que son utilizados en producciones intensivas de carnes, sin descripciones y que van directamente a la tolva o a los comederos".

El control es más calidad

Más allá de su énfasis en la necesidad de impedir que la producción no fiscalizada trascienda a las empresas, Caprove destacó que la realización de los controles garantiza, en especial para la salud humana, una mayor calidad y seguridad de los productos que utiliza el productor.

"La calidad es una herramienta orientada a la elaboración de mejores productos que los laboratorios de Caprove estamos cumpliendo para con la salud de toda la sociedad", precisó, en su comunicado, la entidad.

Además, la institución expresó que los laboratorios no elaboran sus drogas solamente con el objeto de poder cubrir el mercado, sino con un criterio que hace de la responsabilidad la mejor forma de incrementar los estándares de vida de todos los ciudadanos que consumen alimentos de origen animal.

"Trabajar con calidad permite a nuestros laboratorios obtener estándares internacionales, logrando una actitud responsable ante la salud del consumidor, porque no se trabaja únicamente para alcanzar normas para el mercado interno, o para el Mercosur; buscamos calidad por responsabilidad, por costumbre y necesidad", concluyó Caprove.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?