Alexandra Brand: "Es importante la biodiversidad, el cambio climático y lo que quieren los consumidores"

Alexandra Brand, directora global del área de Negocios Sustentables de Syngenta
Alexandra Brand, directora global del área de Negocios Sustentables de Syngenta Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Cristian Mira
(0)
18 de mayo de 2019  • 02:32

El desafío de alimentar a dos mil millones de personas más en los próximos 30 años con los mismos recursos de tierra y de agua que en la actualidad sigue siendo un desvelo para todos los protagonistas de la agricultura. No se trata de un lugar común. Hace unas semanas, Syngenta, una de las compañías líderes a nivel global de la industria de semillas y agroquímicos, anunció una alianza con una ONG ecologista, The Nature Conservancy, para un maridaje que será crucial en los próximos años: la producción y el cuidado ambiental. Una de las líderes de ese proceso es Alexandra Brand, directora global del área de Negocios Sustentables de Syngenta, quien estuvo de visita en la Argentina hace unas semanas y le concedió una entrevista a LA NACION.

-¿Por qué hablan de sustentabilidad?

-En el mundo de hoy no es suficiente hablar de cuánto más crece la cosecha, cómo es el rendimiento y qué tan bien se hace la protección de los cultivos. Cuando se quieren mejorar los rendimientos es importante entender el cambio climático, la biodiversidad, la salud del suelo y comprender lo que los consumidores quieren de los alimentos. Y para ayudar a que los agricultores sean exitosos tenemos que aplicar el concepto de sustentabilidad en todo lo que hacemos como empresas para acelerar el crecimiento de los productores.

El año pasado hubo una sequía muy intensa en la Argentina, con una pérdida del 30% de la cosecha, que provocó un gran impacto en todo el país. Tenemos que preguntarnos cuán probable es que vuelva a ocurrir algo así en el futuro con el cambio climático. Y si este es el caso, qué semillas y qué sistemas de protección de cultivos estarán disponibles para que los productores y el país crezcan.

-¿Puede ser contradictoria la rentabilidad y la sustentabilidad?

-No. El medio ambiente está cambiando y el cambio climático afecta a los agricultores, que son nuestros clientes. Con el concepto de sustentabilidad ayudamos a que los agricultores se adapten mejor al cambio climático. Doy otro ejemplo: antes de ocupar esta posición en la que estoy hoy, me desempeñaba en la zona de Medio Oriente, el este de Europa y África.

En la zona del Mar Negro los veranos eran extremadamente secos. Allí logramos adaptar las semillas para que lograran desarrollar más raíces y captaran más agua de las capas más profundas del suelo. Los productores las utilizaron y aumentó nuestra participación en el mercado enormemente. Fue un beneficio para todos.

-Hoy una parte de la sociedad no acepta los criterios científicos y técnicos como válidos y se maneja por sus creencias. ¿Cómo se enfrentan a esa realidad?

-Hicimos recientemente consultas con asociaciones de consumidores, supermercados y compañías de alimentos. Lo que entendimos es que lo más relevante para los consumidores es que los alimentos sean producidos localmente, saludables y transparentes en su origen. Las tecnologías que vayan en esa dirección harán que los consumidores acepten la ciencia. Hablarles de tecnología sin tener relación con lo que es importante para ellos no funciona.

Doy otro ejemplo: nosotros tenemos una compañía de semillas vegetales. Los tomates comprados en los supermercados no tienen gusto. Esto es porque tienen vida útil de cuatro semanas porque tienen un contenido bajo de azúcar y se pudren relativamente pronto. Con las tecnologías que tenemos hoy y las que tendremos en el futuro vamos a poder recuperar el sabor de los tomates sin sacrificar su vida útil. Es la dinámica que tenemos que entender para desarrollar la tecnología.

-¿Cuál es tu visión sobre el conflicto con el glifosato?

-El glifosato es completamente seguro de la forma en que se utiliza y como los gobiernos lo han aprobado. En Europa fue autorizado y las autoridades regulatorias dijeron que es seguro en las dosis autorizadas. Es cierto que hay un debate público y que hay individuos que no lo aceptan. Dependerá de la cadena alimentaria si se va a seguir utilizando o no. Hay alternativas en el mercado que son igual de seguras, pero algunas más caras. Siempre va a estar la opción de innovar sobre la base de nuevas políticas. Nosotros siempre vamos a plantear soluciones sobre la base de evidencias científicas.

-¿Visualizan alguna tecnología verdaderamente disruptiva para los próximos años?

Brand: "Con el concepto de sustentabilidad ayudamos a que los agricultores se adapten mejor al cambio climático"
Brand: "Con el concepto de sustentabilidad ayudamos a que los agricultores se adapten mejor al cambio climático" Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

-Veo cuatro tecnologías muy poderosas en los próximos años y, en conjunto, unas y otras pueden ser realmente disruptivas para la agricultura. La primera es la tecnología moderna de breeding, mucho más rápida que la utilizada con la de los OGM en su momento. Va a lograr resultados mediante un abanico muy amplio de posibilidades. La segunda vendrá de modelos predictivos digitales. Nos van a permitir analizar historial de enfermedades, de la salud del suelo y del cambio climático. La historia de los lotes, de la fertilización y de la protección de cultivos nos permitirá anticipar qué puedo hacer yo, como productor, el próximo año. Y se utilizará la inteligencia para todos estos datos.

La tercera viene de la precisión en las aplicaciones. Con mejores sensores y, sin humanos, vamos a predecir exactamente cómo se comportan las malezas, cómo viajan los insectos, y, con una gran precisión y buenos productos químicos vamos a enfrentar las enfermedades. Y la cuarta tecnología disruptiva es el rol del control biológico en combinación con un programa de aplicaciones. Los biológicos no son todavía lo suficientemente fuertes, pero junto con el control químico y la precisión de las aplicaciones, en una forma muy integrada, serán capaces de proteger los cultivos de plagas y enfermedades.

Una simbiosis con la naturaleza

"Nos dimos cuenta de que sabemos mucho, pero no sabemos todo", describe Alexandra Brand, directora global de Negocios Sustentables de Syngenta el acuerdo con la ONG ecologista The Nature Conservancy (TNC). "Esta alianza nos permite entender cómo funciona la agricultura en su entorno ambiental y natural. Nos va a ayudar a cambiar las prácticas de los agricultores y, como resultado, nuestro departamento de Investigación y Desarrollo va a poder lograr un mejor objetivo con sus inversiones", explica.

"En la Argentina estamos trabajando en el Gran Chaco. Y cuando el agricultor de esa zona protege su hábitat, lo que nosotros queremos entender es si hay algo que le sirva a nivel económico y financiero a ese productor. TNC sabe cómo proteger los sistemas naturales y en Syngenta sabemos cómo hacer que los productores tengan rentabilidad. Las preguntas que nos hacemos es si hay un retorno de la inversión cuando el agricultor protege su hábitat natural, por ejemplo. ¿Lo protege si usa menos agua de riego? ¿Tiene que usar menos pesticidas por proteger más su hábitat natural? Queremos entender cómo funciona para que sea mejor para el agricultor", añade.

Esa alianza también se está llevando adelante en EE.UU., Brasil, China y Kenia. "Son mercados agrícolas muy importantes y logramos redefinir los criterios de las inversiones en investigación y desarrollo futuro. Estamos orgullos de tener a alguien de TNC en el board de Syngenta. Y estamos ansiosos por tener más aliados de este tipo en el futuro", asegura. Para Brand, "la agricultura y la naturaleza no tienen que ser factores opuestos; justamente tienen que coexistir y ayudarse unos a otros. Eso es lo que tenemos que tener como objetivo".

Un escenario en transformación

Menos tierras

"La agricultura enfrenta hoy desafíos. En el pasado hemos tenido éxito para alimentar a 7000 millones de personas en el mundo y podríamos alimentar aún más. Sin embargo el cambio climático es el principal desafío que enfrentamos. La agricultura convierte áreas naturales en producción y eso las personas hoy no lo aceptan".

Escasez de agua

"El otro gran desafío que enfrentamos es la escasez de agua. China lo está teniendo. También los consumidores quieren apuntar a la producción local. La agricultura tiene que cambiar. Tenemos que transformar el éxito que hemos tenido en responder a los desfíos que se presentan para el futuro".

Optimismo

"Soy optimista; con todas las tecnologías que tenemos a disposición vamos a tener el éxito que buscamos para los próximos años. Inteligencia artificial, breeding, productos biológicos y otras tecnologías nos van a ayudar a lograr los objetivos que buscamos".

El rol del gobierno

"Es muy importante en el camino de la innovación que los gobiernos apoyen el proceso y brinden su apoyo en decisiones tomadas sobre la base de criterios científicos. Es clave que los gobiernos respalden la innovación y la lleven adelante".

Consumidores

"Los consumidores quieren productos más locales y conocer su trazabilidad. También hay preocupación por el desperdicio de alimentos. Muchas veces se tiran por distintas razones y hay tecnologías disponibles para evitar eso. Los consumidores entenderán mejor la importancia de la tecnología".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.