Opinión. Algunas dificultades de la ley de bosques