Alonso sucumbió en una tormenta económica