Aprobaron una nueva tecnología de Syngenta en maíz

Se trata del evento biotecnológico apilado Bt11xGA21, que asegura mayor competitividad y productividad para los agricultores argentinos; se lanzará en 2010
(0)
26 de diciembre de 2009  

Syngenta anunció que su evento de maíz genéticamente modificado Bt11xGA21 ha sido aprobado por el Ministerio de Agricultura para su cultivo en la Argentina. La combinación de dos tecnologías -como es el caso del maíz Bt11xGA21- ofrece un valor agregado a los agricultores debido a los beneficios de combinar resistencia a insectos y tolerancia a herbicidas en un mismo producto.

Syngenta, como corresponde, celebró el martes esta decisión de las autoridades nacionales, "que permite mantener el liderazgo argentino en materia de biotecnología puesta al servicio de la producción agrícola", según se señaló.

Estuvieron en la reunión, entre otros, Lorenzo Basso y Oscar Solís, secretario y subsecretario de Agricultura, respectivamente, y Antonio Aracre y Esteban Gastaldi, director de la división semillas de Syngenta para América latina, el primero, y gerente general de la división semillas para la Argentina, el segundo.

Para Aracre, "esta aprobación se alinea perfectamente con el desafío de nuestra región de producir más alimentos para abastecer mejor a los mercados que nos lo demandan en cantidad y calidad superiores y a precios más competitivos".

Por su parte, Gastaldi señaló que "estas innovaciones en biotecnología son la respuesta que las empresas como Syngenta están dando a través de la investigación y el desarrollo al problema de la escasez de alimentos en el mundo".

Refuerzo

Según se dijo, "con esta aprobación, Syngenta refuerza su portfolio de productos de maíz y pondrá esta nueva tecnología a disposición de los agricultores argentinos a partir de la campaña 2010/2011. Por otra parte, constituye una muestra más de la vocación de liderazgo de Syngenta en el mercado argentino de semillas, recientemente ratificado con las adquisiciones de SPS y del negocio global de girasol de Monsanto".

Aracre señaló a LA NACION que el C21 confiere tolerancia al glifosato y el Bt11, resistencia a insectos. "Esto es muy importante para nosotros por diversas aristas; la primera es porque nos va a permitir a partir del año que viene participar en un segmento del mercado que alcanzó en 2009 al 30% del mercado del maíz, donde nosotros no estábamos participando. De manera tal que desde el punto de vista económico va a ser muy positivo. En 2010, la mitad de ese segmento del 30% debería ser nuestro", agregó.

Para el directivo de Syngenta, "la otra parte muy importante es que a fines del año pasado nosotros compramos SPS con el objetivo de incursionar en un segmento de productores de mediana y baja tecnología; un segmento bastante postergado en la Argentina por parte de las empresas productoras de insumos y nosotros ya tenemos producción en marcha para nuestro portfolio de SPS, de manera tal de estar el año próximo con esta tecnología en ese portfolio".

Algo muy significativo, "porque este segmento de productores sabía de estas tecnologías, pero eran de muy difícil aplicación en sus áreas de participación porque las genéticas con las que contaban no tenían acceso a estos productos biotecnológicos o porque el costo de esos eventos biotecnológicos a través de las empresas licenciantes se volvían de muy difícil acceso en un sentido de relación precio-beneficio y esto para nosotros también es algo para destacar: poder abastecer una necesidad en un segmento que no está habituado al uso de estas tecnologías".

Monsanto tenía ya su evento apilado aprobado hace un par de años y es la que básicamente abastecía a ese segmento del mercado que en 2009 llegó aproximadamente al 30% y "bueno, esto es algo que también nos pone felices, que el productor pueda tener una alternativa, una opción; que no sea una decisión monopólica la que tenga que tomar. Creo que esto nos hace bien a todos", enfatizó Aracre.

Aunque el maíz no atraviesa su mejor momento, para el especialista "la tecnología ayuda a superar los malos momentos; éstos están teñidos de problemas de rentabilidad, de mercado, etcétera, y la tecnología viene un poco a mejorar los márgenes, ya sea a través de menores costos o a través de mejores rindes, de modo tal que el productor pueda mejorar el margen y decidir sembrar más maíz en 2010, porque la caída de este año ha sido realmente significativa".

Se siembran cerca de 20 millones de hectáreas de soja, ¿cuál es el límite de sustentabilidad para que siga cayendo el maíz y que la soja continúe siendo un cultivo interesante para el agricultor? "No se puede exprimir la naranja hasta que se rompa porque deja de dar jugo. Así que en algún punto todos deberemos tomar conciencia en empezar a volver más sustentable el cultivo de la soja a través de una relación soja-maíz más lógica y llegar por lo menos a un 25% de área, que son los 5 millones de hectáreas de maíz que se necesitan."

Para Aracre, "ése no debería ser un objetivo tan ambicioso, debería ser un objetivo alcanzable y alcanzable en el corto plazo a través de políticas activas por parte de la función publica, por parte de las empresas y por parte de los productores. Se requiere construir un consenso para este cultivo tan importante para la exportación (por las divisas que permite ingresar), para el consumo interno, para la sustentabilidad de los suelos y para el propio rendimiento de la soja, que es el cultivo madre en la Argentina. Para lograr esto necesitamos tener 5 millones de hectáreas de maíz".

Según el directivo, Syngenta, de capitales suizos, apuesta mucho más que al maíz, pero el cereal sigue siendo un cultivo de gran trascendencia desde el punto de vista de las inversiones tecnológicas. Agregó que a futuro, entre los desafíos, la soja sigue siendo uno de ellos. "Todavía tenemos una participación relativamente chica; entre SPS y NK estamos en el orden del 7 al 8% y aspiramos a llevar ese porcentaje al 15-20% en los próximos 4 -5 años, pero la realidad es que hoy, con el liderazgo absoluto que tenemos en girasol, con una presencia del maíz de mas del 22%, con una presencia del sorgo que supera el 20%, somos la empresa de semillas más grande de la Argentina", finalizó Aracre.

Ciencia de clase mundial

La empresa de semillas y de protección de cultivos Syngenta es una de las compañías líderes mundiales, con más de 24.000 colaboradores en más de 90 países, dedicada a su propósito: "Incorporar a la vida el potencial de las plantas". Se destaca que a través de ciencia de "clase mundial, alcance global y compromiso con sus clientes, contribuye a incrementar la productividad en los cultivos, a proteger el medio ambiente y a mejorar la calidad de vida y la salud". Para obtener más información, se puede visitar la página www.syngenta.com o www.growmorefromless.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.