Avanzan las técnicas conservacionistas

Afirman que tienen que ser rentables
(0)
28 de octubre de 2000  

El reconocido científico de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), Otto Solbrig, hizo una encendida defensa de la agricultura sustentable, que año tras año puede producir eficientemente.

Al hablar en la ISCO 2000, reunión sobre "Conservación de la Tierra y Producción de Alimentos en el Tercer Milenio", organizada por el INTA y la Facultad de Agronomía de Buenos Aires, a la que asistieron más de 500 científicos de todo el mundo, Solbrig sostuvo que, en primer lugar, para que la agricultura sea sustentable hay que mantener la integridad de los recursos naturales, básicamente suelo y agua. Para ello es necesario usar tecnologías conservacionistas como son la siembra directa, la agricultura de precisión y el riego por goteo en zonas de riego para limitar el uso del agua y evitar la salinización. Además, para que el agricultor aplique técnicas conservacionistas éstas tienen que ser rentables.

Situación socioeconómica

En el acto inaugural, el presidente del Comité Organizador, ingeniero agrónomo Roberto Casas, señaló que "la degradación de las tierras esta estrechamente ligada con la situación socioeconómica y a la pobreza de los países en vías de desarrollo, lo que constituye una amenaza para la mitad de la población pobre del mundo".

A la apertura de la ISCO asistieron el presidente del Consejo Directivo del INTA, Guillermo Moore de la Serna; el ministro de Agricultura bonaerense, Haroldo Lebed; el decano de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires, Fernando Vilellas, y el secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Regional del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Norberto La Porta, entre otros.

El presidente del INTA aseguró que la competitividad, la sustentabilidad y la equidad deben ser los principios de nuestra producción. "La Argentina tiene mucho que dar al mundo, no sólo en producción sino también en calidad de alimentos."

El ingeniero Casas, director del Instituto de Suelos del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) también subrayó que: "Las poblaciones pobres y sin otros elementos adonde recurrir se ven obligadas a anteponer las necesidades inmediatas para la subsistencia, sacrificando la calidad de las tierras en el largo plazo. Resulta tedioso romper esta espiral perversa conocida como circulo vicioso de suelo por comida, en el que los agricultores sin recursos se ven obligados a degradar más la tierra para subsistir".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.