Opinión. Belgrano y su mirada sobre el campo