Opinión. Carnes: no hay que repetir errores