Mercado de granos. Chicago es una montaña rusa