Suscriptor digital

Chicago se movió al ritmo de las lluvias

Pablo Adreani
(0)
25 de marzo de 2000  

Un par de semanas atrás se conoció un informe meteorológico en los Estados Unidos en el que se anunciaba un trimestre (abril/mayo/junio) con precipitaciones por debajo de lo normal y temperaturas más elevadas que las normales. A raíz de este pronóstico se produjo en Chicago una fuerte suba en todos los commodities arrastrando las cotizaciones sobre el Mercado a Término de Buenos Aires.

Pero resulta que durante el último fin de semana se registraron sobre las principales zonas productoras de los Estados Unidos lluvias de diversa magnitud e intensidad que tuvieron un impacto "bajista" sobre el mercado. ¿Qué fue lo que pasó? Un viernes el mercado sube (por los pronósticos de tiempo seco para el próximo trimestre) y al lunes siguiente la plaza acusa considerables bajas tras haber tenido lluvias aisladas el fin de semana.

De aquí a los próximos dos meses (primavera y parte del verano en los Estados Unidos) tendremos que acostumbrarnos a este tipo de mercados sumamente volátiles, inestables y muy susceptibles a los pronósticos del tiempo.

A esto tenemos que agregar la importancia de la participación de los fondos sobre las posiciones de Chicago. Esto le da al mercado una volatilidad adicional producto de las distintas expectativas de oferta y demanda y la diferencia en la interpretación de los pronósticos climáticos.

Tendencias

Lo interesante pasa por la tendencia que se está visualizando para los mercados en el mediano y largo plazo. Hoy estamos ante una coyuntura "bajista" por el comportamiento muy tranquilo de la demanda ante los elevados stocks en trigo, maíz y aceite de soja. A esto se agregan las lluvias sobre el medio oeste que cambiaron la tendencia alcista que se insinuaba en Chicago ante los pronósticos de una primavera seca.

Hoy, el mercado de trigo en la Argentina está influido por factores estrictamente locales, si bien la tendencia de Chicago y del Golfo de las últimas semanas fue copiada por nuestro mercado FOB de exportación terminando por influir en el precio de paridad de origen (el llamado FAS teórico ) y arrastra los precios del mercado disponible.

En estos momentos el precio FOB Golfo del trigo americano se cotiza a 114 dólares por tonelada para embarque en abril, mientras que nuestro mercado FOB se cotiza a 107 dólares por tonelada. Nuestro trigo se cotiza entonces a 7 dólares por tonelada por debajo del trigo americano y hoy es la alternativa más barata para ir a Brasil, nuestro principal destino de las exportaciones.

Si le agregamos el diferencial de precios resultante del AEC (arancel externo común) entonces mucho más barato resulta nuestro trigo. Esto le da al mercado un interesante potencial de suba para el mediano plazo a medida que la exportación, y luego la industria, necesiten comprar "físico" para cubrir necesidades (siempre y cuando no se produzca un desplome en los precios del Golfo).

Para el caso del maíz, la situación es algo distinta, pues estamos en pleno comienzo de la cosecha. Los rindes superan las expectativas iniciales y los bajos rendimientos del norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe son bien compensados por los excelentes rindes del oeste bonaerense y casi toda la provincia de Córdoba (este año llega al récord de producción), y si bien el clima en los Estados Unidos no es el ideal todavía no hemos llegado a la situación límite de la fecha de siembra.

En oleaginosas, el mercado está influenciado también por el clima en los Estados Unidos y por la firme demanda de harina de soja, factor clave que ha estado sosteniendo el mercado. Por otra parte, las intenciones de siembra de soja en los Estados Unidos apuntan a una superficie récord y una producción en la misma tendencia.

El autor de la nota es analista de mercados y director de Agri-PAC Consultores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?