Crecen las ventas de maquinaria agrícola

Carlos Marín Moreno
(0)
24 de mayo de 2003  

"Faltan 15 días para empezar la implantación de trigo y no me entregan la sembradora que compré al contado en marzo", se quejó un productor de Necochea, en diálogo con un proveedor que visitaba su campo.

La demora en la entrega se advierte también en otras herramientas agrícolas, pero constituye un síntoma claro de la reactivación que se observa en el mercado y que creó un clima especial en ExpoChacra, Feriagro, Mercoláctea y en la actual AgroActiva.

Sucede que 2002 fue el peor año para las ventas de maquinaria y eso determinó que no exista ningún tipo de stock de equipos nacionales ni importados con los cuales hacer frente a una demanda recuperada.

Las estadísticas de ventas confirman esta tendencia: un directivo de la Asociación de Fabricantes de Tractores y Otros Implementos Agrícolas admite que en abril último se vendieron 306 cosechadoras contra 31 de igual mes del año pasado, mientras que las cifras de ventas de tractores son 223 y 42, respectivamente.

El acumulado del año también es alentador: 766 cosechadoras y 616 tractores, con tendencia creciente a medida que transcurren los meses.

Entre los fabricantes hay una inocultable sensación de que las ventas se están recuperando, aunque aún se está lejos de lo ocurrido en 1997, cuando se vendieron 5800 tractores, contra los 2000 que se espera comercializar en 2003.

El orden de animación de las ventas, según el directivo de AFAT, es cosechadoras, sembradoras y tractores. "La renovación de estos últimos es algo muy necesario, que permitirá usar maquinaria de mayor ancho de labor y reducir el consumo de combustible en muchos campos, además de evitar interrupciones del trabajo en plena campaña", apunta.

* * *

La mayor parte de las ventas se concreta sobre la base de recursos propios de los productores. Generalmente las operaciones son al contado entregando una máquina usada, y el resto con dinero o granos y mínima financiación.

El apoyo crediticio para estas operaciones es muy débil. "El Banco Nación está tratando de reflotar el leasing, pero hay muy pocas alternativas financieras disponibles", lamenta el directivo.

La reactivación de la maquinaria no incluye sólo a la agrícola. También hay demanda -aunque menos briosa- para ganadería de carne y leche, cuyos precios permiten producir con una rentabilidad aceptable.

* * *

En las alfalfas en implantación del sur de Santa Fe se pueden ver los clásicos ataques de pulgón, alguna isoca y una nueva plaga: el trips. Este es un insecto que roe el mesófilo de las hojas, que quedan con pintitas y rayas blancas.

Thrips tabaci es un pequeño insecto muy volador, con alta tasa de reproducción, que puede transmitir enfermedades virósicas. En ataques importantes sobre cultivos intensivos se controla con insecticidas el estado de larva y adulto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.