Lucrecia Carabajal y Andrea Marinhas, jocketas. Cuando el afecto por el pura sangre se siente a 60 kilómetros por hora