Cuando la Argentina era una promesa

Homenaje a las colonias judías en el Palais de Glace
(0)
8 de diciembre de 2001  

"De los vagones descendían los inmigrantes, roídos por la miseria e iluminados los ojos de esperanza. El último en aparecer fue el rabino..." La escena, narrada por Alberto Gerchunoff, recuerda una Argentina distinta, una Argentina promesa.

Los textos de aquel labrador y boyero, convertido después en periodista y escritor de fuste, grafican la historia de la colonización agrícola judía.

"La espera de aquella multitud evocaba en cada uno recuerdos borrosos. Cada uno veía la mañana en que abandonó el fosco imperio del zar y revivía la llegada a la Tierra Prometida, a la Jerusalem anunciada en las prédicas de la sinagoga y en hojas sueltas se proclamaba, en versos rusos, la excelencia del suelo..." El viaje al Nuevo Mundo no evitó la angustia del desamparo, pero la libertad de la campaña criolla mitigó el dolor. Las familias judías no olvidaron la opresión de la que huían, ni la amargura del destierro, pero lograron arraigarse, reconquistar el sentido de pertenencia.

Gerchunoff recuerda que su padre, al abandonar Rusia, le dijo:"Allí, en la Argentina, trabajaremos la tierra, comeremos pan de nuestro trigo y seremos agricultores como los antiguos judíos, los judíos de la Biblia".

Los asentamientos fundados en Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, Santa Fe, Santiago del Estero, Chaco y Río Negro, con el apoyo de la Jewish Colonization Association, dan testimonio de la integración de los inmigrantes en la vida nacional.

Las sinagogas y los cementerios, las bibliotecas y las escuelas de aquellas jóvenes colonias forman parte esencial de nuestro patrimonio cultural.

"La inmigración masiva y el progreso económico -sostiene el historiador José Luis Romero- remodelaron profundamente la sociedad argentina, y podría decirse que la hicieron de nuevo." Eso es lo que rescata el Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte en la exposición que organiza en el Palais de Glace (Posadas 1725) hasta el 16 del actual (martes a domingo de 13 a 20; entrada gratuita) "Argentina, mosaico de identidades" es el principio en el que se apoya el proyecto de mostrar el país en su diversidad.

La patria adoptiva

A partir de un exhaustivo relevamiento se organizó una guía turística que hilvana sitios históricos de las colonias judías y, al mismo tiempo, se recogieron testimonios, fotografías y recuerdos familiares para exponerlos en una muestra que recorrerá el interior y, más tarde, EE.UU., Canadá, Francia, Inglaterra y Holanda.

La propuesta no es convencional. Los organizadores aseguran que para lanzarse a la experiencia de un recorrido por pueblos como Basavilbaso, Moisés Ville y Médanos, se necesita equipaje nuevo. Aclaran que "se trata de lugares alejados, perdidos en una inmensidad que no incluye hoteles cinco estrellas".

Para adentrarse en "cementerios rodeados de pampa y cielo" y en sinagogas rancho, para hojear libros sagrados que cruzaron el océano a fines del siglo XIX y escuchar historias de viejos colonos, habrá que partir del silencio y disponerse a una lectura humana del paisaje, rastrear un tiempo de progreso extinguido.

Sólo así podrá comprenderse lo que Gerchunoff confió en su Autobiografía, experiencia que resume la de sus paisanos: "En aquella naturaleza incomparable, bajo aquel cielo único, en el vasto sosiego de la campaña surcada de ríos, mi existencia se ungió de un fervor que borró mis orígenes y me hizo argentino".

En este tiempo de incertidumbre y de zozobra esos pueblos muestran que la Argentina fue capaz de albergar esperanza, al punto de convertirse en la patria adoptiva de miles de inmigrantes. Ojalá quien recorra las rutas propuestas por el Ministerio de Turismo pueda renovar la fe cultivada en aquellas colonias.

A poco de celebrarse el Día Nacional del Gaucho, vaya un homenaje a los gauchos judíos que describió Gerchunoff y todavía impregnan su alma con el espíritu de esta tierra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.