Del paraíso al peor de los infiernos sin escalas

Enfrentan las condiciones más extremas de los últimos 24 años; gran oportunidad para la Argentina
Enfrentan las condiciones más extremas de los últimos 24 años; gran oportunidad para la Argentina
Alejandro Bibiloni
(0)
21 de julio de 2012  

Estados Unidos inició el año proyectando una producción récord de maíz. Casi 2 millones más de hectáreas sembradas. El fin de las nevadas se anticipó. Las condiciones de humedad y temperatura fueron óptimas para una siembra muy temprana y uniforme. Todo el corn belt se sembró al mismo tiempo, en un período muy corto, 15 días antes del promedio de todos los años. Todo parecía ideal.

Las lluvias y la humedad en el suelo fueron justas durante todo el ciclo. Pero sobrevino lo no esperado. Similar a las condiciones que vivió la Argentina esta última campaña, hace ya unos 20 días comenzaron condiciones de sequía asociada con temperatura ambiente extrema. Las siembras tempranas y concentradas en un mismo período y que al inicio parecían algo formidable, pusieron en riesgo a todo el maíz que está desde hace una semana en plena polinización: alarma para todo el corazón maicero. Esto es lo que ha adelantado el impacto en los mercados. Lo que habitualmente acostumbrábamos a ver en agosto.

Y la situación se agrava. El pronóstico a 10 días proyecta altas temperaturas y más sequía. Y al igual que lo que ocurrió en Argentina la siembra pasada, esta crisis climática impacta fuerte, ya que se da en el corazón más productivo de Estados Unidos.

Si bien el USDA acaba de hacer una inusual y significativa corrección mensual en su estimación de producción, proyectar una reducción del 5% en el rendimiento respecto del promedio de los últimos 5 años pareciera hoy, cuanto menos, muy optimista.

¿Es posible entonces animarse a proyectar una reducción del 15%?

Un rendimiento 15% menor al promedio de los últimos 5 años significa un Estados Unidos que no tendrá las 50 millones de toneladas de maíz que exporta anualmente. Porque, obviamente, primero atenderá su mercado interno.

Y 15% pareciera más que probable. Más aún si se compara con nuestra cosecha pasada, donde la merma fue mayor al 30%. Las condiciones climáticas de hoy ya son peores que las de la gran sequía del año 1988.

¿Quien se hará cargo entonces de esta oportunidad?

Brasil, que por segundo año consecutivo en su historia produce más maíz del que consume, podría aportar unas 14 MM de toneladas a la exportación. Argentina, si mantuviese la superficie del año pasado, podría aportar otras 14 millones. Matemática sencilla: la cuenta no cierra. ¡El maíz no alcanza!

La soja al mismo tiempo obviamente también sufre esta sequía. Aunque una lluvia en los próximos 10-15 días le provocaría una recuperación, que para el maíz ya es irreversible.

Reducción en el rinde

Un 15 por ciento de merma en el rendimiento de la soja americana implicaría a un Estados Unidos, que reduciría su oferta en unas 15 millones de toneladas; oportunidad que fácilmente puede ser contenida entre la Argentina y un Brasil que nuevamente proyecta aumentar su área sembrada con soja.

La realidad del maíz en cambio, está en las antípodas. Estados Unidos consume el 90% de lo que produce y Brasil reduce su saldo exportable al continuar reemplazando el maíz de verano por maíz de zafrinha.

Este conjunto de nuevas realidades, asociada a la necesidad asiática que necesita de América como proveedor de granos, seguramente explica el porqué en los últimos 40 días el valor del maíz en Chicago subió el 45%, mientras el de la soja subió sólo el 18%.

El Gobierno acaba de dar una muy clara señal abriendo un cupo de exportación de 15 millones de toneladas para esta siembra que se inicia. El equivalente a todo el saldo exportable.

Por donde se lo mire? el problema del maíz no se resuelve ni aún con la Argentina sembrando el doble que el año pasado: no hay en el mundo entero más proveedores de maíz posibles.

Final abierto. En pocos días y sólo con decisiones rápidas, el país decide si siembra todo el maíz que falta.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.