Dos tambos de 7000 vacas generan energía eléctrica con sus residuos