Opinión. El agro conlleva un acto de fe y esperanza