El agua afecta a un millón de hectáreas