El agua le pega un golpe al corazón productivo