Opinión. El ahora y el después de los autoconvocados