Cumbre. El algodón, con buenas perspectivas