El cierre de la semana fue negativo para la soja en Chicago y en Rosario

La posición noviembre, que marca el ingreso de la nueva cosecha de los Estados Unidos, cayó cerca de 6 dólares; las fábricas locales ofrecieron 2480 pesos, 20 menos que anteayer
Dante Rofi
(0)
28 de junio de 2014  

Tras dos ruedas positivas, los precios de la soja cayeron ayer en la Bolsa de Chicago, producto de las buenas perspectivas vigentes para la campaña 2014/2015 en los Estados Unidos. La tónica negativa también se reflejó en la plaza doméstica y dejó como consecuencia la caída del volumen de negocios en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Las pizarras del mercado estadounidense mostraron bajas de US$ 1,84 y de 1,38 sobre los contratos julio y agosto de la soja, cuyos ajustes resultaron de 526,17 y de 506,33 dólares por tonelada. Pero la caída más importante se evidenció sobre la posición noviembre, que marca el ingreso de la mercadería de la nueva cosecha en el circuito comercial. En efecto, perdió US$ 5,98 y terminó la rueda con un valor de 451,21 dólares.

En el balance de la semana, los contratos julio y agosto quedaron con ganancias del 1,15 y de 1,21% frente a los valores vigentes el viernes pasado, de 520,20 y de 500,27 dólares, mientras que noviembre cerró el segmento con un saldo negativo del 0,29% respecto de los 452,50 dólares precedentes.

La firmeza relativa de los contratos más cercanos estuvo dada por la escasez de mercadería en la plaza disponible de los Estados Unidos. En ese sentido, Adrián Seltzer, de la corredora Granar SA, dijo a LA NACION que hay expectativa en el mercado por el informe sobre las existencias trimestrales que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en sus siglas en inglés) publicará pasado mañana (como se amplía por separado). "Ese reporte servirá para conocer si las importaciones de soja sudamericana concretadas por EE.UU. están realmente amortiguando el déficit interno o si la situación de escasez es más compleja de lo que hasta el momento se está mostrando."

El especialista agregó que pese a esa escasez estructural de oferta interna, "los exportadores no dejan de concretar operaciones al exterior, que comprometen aún más la situación doméstica y que todavía pueden tener impacto en las pizarras de Chicago, ya que el ingreso de la nueva cosecha está bastante lejos de llegar a las fábricas".

Seltzer fundamentó sus dichos en el informe semanal de exportaciones estadounidenses difundido anteayer por el USDA. En él, el organismo relevó ventas de la cosecha 2013/2014 por 317.200 toneladas, por encima de las 97.900 toneladas del segmento anterior y del rango previsto por el mercado, de 50.000 a 150.000 toneladas.

En tanto que la debilidad de los contratos de más largo plazo volvió a estar relacionada con las favorables perspectivas vigentes para la campaña 2014/2015, pese a algunos problemas puntuales con excesos de humedad. En este sentido, pasado mañana el USDA también difundirá un informe sobre las superficies sembradas con granos en los Estados Unidos. Para ese reporte, el mercado prevé un incremento del área destinada a la soja hasta los 33,29 millones de hectáreas, desde los 33,01 millones estimados hasta el momento por el organismo.

En el mercado local, las fábricas ofrecieron ayer en forma abierta $ 2480 por tonelada de soja con entrega inmediata sobre Timbúes, San Martín, San Lorenzo, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez y sobre General Lagos, $ 20 menos que anteayer. Como sucede a diario, para los tenedores de lotes importantes algunos compradores hicieron propuestas con 20 a 30 pesos adicionales.

Las posiciones julio y noviembre de la soja en el Mercado a Término de Buenos Aires mostraron bajas de US$ 1,10 y de 1,70, en tanto que sus ajustes fueron de 312,40 y de 315,30 dólares.

Acerca del maíz argentino, la exportación ofreció $ 1200 por tonelada en San Martín (sin cambios) y en San Lorenzo ($ 10 más que anteayer. Las operaciones con entregas diferidas para la zona de Rosario se hicieron con saldo positivo, dado que la mercadería para julio se cotizó a US$ 148, con una suba de US$ 3, y para agosto, a US$ 146, con un alza de US$ 1.

En los puertos del sur bonaerense no hubo cambios, dado que los exportadores volvieron a pagar US$ 150 por tonelada de maíz con entrega en julio sobre Bahía Blanca y US$ 145 para agosto en Necochea.

Por tonelada de trigo de la próxima cosecha, la exportación ofreció US$ 185 por tonelada en Bahía Blanca, US$ 3 menos que anteayer.

Expectativa por las existencias estadounidenses

  • Pasado mañana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en sus siglas en inglés) publicará su informe trimestral sobre las existencias estadounidenses de granos al 1º de junio. En la previa de ese reporte, el mercado aportó sus propios cálculos. Así, para la soja, el promedio de las previsiones privadas ubicaron las existencias en 10,40 millones de toneladas, por debajo de los 11,84 millones vigentes a igual momento de 2013.
  • En cuanto a los cereales, el mercado prevé el stock de maíz de EE.UU. en 94,57 millones de toneladas, muy por encima de los 70,21 millones relevados por el USDA en junio de 2013. Y respecto del trigo, las existencias al 1º de junio pasado fueron calculadas por los operadores en 16,25 millones de toneladas, por debajo de los 19,54 millones del año pasado.

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.