El clima pone en apuros a la producción

Por Carlos Marín Moreno
(0)
30 de noviembre de 2002  

"Antes, los productores nos quejábamos por la ocurrencia de un granizo cada dos o tres años. Ahora vamos a tener que acostumbrarnos a soportarlos mucho más frecuentemente", se lamentó un productor de Rufino, en diálogo con su asesor mientras planeaban la recorrida del campo.

Sucede que este agricultor está resembrando los potreros que tenían originalmente maíz porque quedaron hechos jirones tras la pedrada de mediados de noviembre, que abarcó la región de Teodelina, Vedia, Pergamino y otras localidades hasta llegar hasta la costa.

"Hubo tres granizadas en el mismo día que me trillaron los trigos", contó el productor. "Al recorrer los lotes el día siguiente a la tormenta, se veían espigas con sólo la mitad de las espiguillas por el impacto directo de piedras del tamaño de una naranja, y otras enteras que quedaron mirando para abajo, por impacto sobre el tallo. La semana que viene entran las cosechadoras y yo estimo una merma de rinde del 50 por ciento", agregó.

* * *

Lo vivido por este agricultor no resulta una situación aislada; los fenómenos climáticos anormales aparecen cada vez con mayor frecuencia. El especialista César Rebella, del Instituto de Clima y Agua de Castelar, admite que, además de la modificación cuantitativa del régimen de precipitaciones, en los últimos años se aprecia un cambio cualitativo que da por resultado el incremento de lluvias conectivas de gran intensidad. Las mediciones demuestran que aumentó la frecuencia de precipitaciones de 80/100 milímetros en pocas horas, acompañadas por fuertes vientos y granizadas, lo que incrementa los perjuicios a la producción.

La variabilidad y la falta de previsibilidad es otra característica del clima actual. "En Rufino, el año pasado llegamos a fines de noviembre con muy poco sembrado por estar tapados de agua. Este año los campos recibieron un milimetraje normal, pero sufrimos estas granizadas que nos vuelven a poner en los rendimientos extremos y nos alejan de los promedios", lamentó el productor.

La anormalidad del clima también se advierte en las pasturas: la insuficiente temperatura primaveral provocó un atraso relativo en el rebrote de la alfalfa, con mayor desarrollo de gramíneas que se encuentran en floración.

Los productores se quejan de que deben basar el engorde de los novillos en esos materiales pasados y sospechan que parte del menor vigor en el desarrollo de la leguminosa puede provenir del cada vez más bajo contenido de fósforo de los suelos chacareados. Ocurre que la alfalfa exige mayor contenido de este nutriente que la soja para expresar todo su potencial y los productores no le prestan similar atención a la fertilización de praderas que a la de cereales.

* * *

Las terneras están con un precio muy accesible en términos relativos. "Si se comparan los valores de la hacienda de cría, se advierte una muy baja cotización de la ternera respecto del vientre nuevo preñado, del orden del 20% por debajo del promedio histórico para esta época. Vale decir que se necesita un 20% más de kilos de ternera para comprar un vientre nuevo", sostiene Juan Barberis, consignatario de Liniers.

"Si la comparación se realiza contra el novillo gordo, la ternera está un 13% más barata que su promedio histórico. Estamos ante una oportunidad muy interesante para quienes quieran aumentar o iniciar rodeos de cría a partir de animales jóvenes", agrega.

Barberis proyecta buenas perspectivas para quienes resuelvan desarrollar la actividad ganadera en los próximos años, en función del aumento de cotizaciones que cabe esperar luego de la apertura de mercados de alto poder adquisitivo como EE.UU. y Canadá.

También destaca que el negocio ganadero tiene la ventaja de capitalizar la ganancia en la misma moneda de inversión aumentando el stock, sin la obligación de salir de esa moneda como el caso del agricultor. Al cosechar, éste podrá esperar un tiempo, pero luego está obligado a vender. El criador, si no tiene limitantes de campo, puede esperar hasta que sea el mejor momento para salir.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.