Opinión. El Congreso, como una panadería