El Congreso, una batalla aún no ganada

Con la nueva conformación que tendría la Cámara de Diputados, el kirchnerismo no tendría mayoría para imponer sus políticas agropecuarias, pero en la agenda pública competirán otros temas, no sólo los del campo
(0)
27 de mayo de 2009  

Si el 28 de junio, en las urnas, se plasmara la intención de voto tal como está dada hoy, el Gobierno perdería, en la Cámara de Diputados, un debate similar al de la 125. Ni siquiera si sumara a los indecisos obtendría una victoria.

Esto no significa que la batalla esté ganada para el campo. La volatilidad de algunos de los legisladores y la competencia de temas para ingresar a la agenda pública se presentan como un obstáculo a los intereses del sector agropecuario.

De acuerdo con un relevamiento informal hecho por LA NACION sobre la base de las encuestas y sondeos más recientes sobre las elecciones, los ruralistas que conseguirían un lugar en el congreso y los diputados aliados a los intereses del campo conseguiría sumar 130 votos que favorecerían al agro, contra los 127 que tendría el kirchnerismo si captara la voluntad de los 13 candidatos indefinidos. Este es un dato importante si se considera que el año pasado, la polémica resolución 125, que proponía un sistema de retenciones móviles, fue aprobada en la Cámara de Diputados por 128 votos, contra los 121 que estuvieron en contra de la medida.

En el Senado también se fortalece la proporción de los simpatizantes del sector agropecuario.

De todos modos, el sector agropecuario nacional no tendría que cantar victoria antes de tiempo. Porque si el Frente para la Victoria llegara a sacar más votos de lo esperado, podría tener alguna oportunidad de captar a los aliados circunstanciales a los intereses de ese sector.

Hay que tener en cuenta que la diferencia en la mayoría fue conseguida gracias a muchos de los que hoy se conocen como peronistas disidentes. El caso más emblemático de ese grupo es el de Felipe Solá que unos meses antes de tener que tomar una decisión respecto de la resolución 125, era un kirchnerista acérrimo y su discurso era en favor de las retenciones. Aun después de concluido el debate del 16 de julio, Solá y sus aliados afirmaban que no debían suprimirse estas alícuotas, sino bajarse en un porcentaje del 10%

Según el especialista en comunicación política, Felipe Noguera, es destacable el hecho de que se presenten 17 candidatos que provienen de la dirigencia rural. Esto representa más del 10% de los lugares a ocupar en el Congreso, ya que se renuevan 129 bancas a diputados y 24 para senadores.

De todos modos, los que más oportunidades de entrar tienen son ocho. Número alto, si se tiene en cuenta que la mitad de los ruralistas que se candidatearon ocupan lugares en los que a priori se sabía que no tendrían posibilidades de salir elegidos.

Durante una presentación que hizo el jueves en el Centro de Estudios e Investigaciones para la Dirigencia Agroindustrial (Ceida), Noguera dijo que si entraran ocho de los candidatos ruralistas al congreso se trataría de "un buen número". El especialista afirmó esto, considerando que "se adelantaron las elecciones" y, por lo tanto, hubo menos tiempo para tejer alianzas entre los representantes de la oposición y la dirigencia agropecuaria.

Además, destacó la particularidad de que en prácticamente todas las provincias no son los partidos los que se presentan a las elecciones, sino frentes en los que confluyen uno o más partidos. Esto genera más competencia a la hora de competir por el lugar en la lista.

Escepticismo

Sergio Berenzstein, de la consultora Poliarquía, fue más escéptico respecto del lugar y el apoyo que tendrán los intereses agropecuarios en el futuro Congreso.

Para Berensztein, el 10 de diciembre (fecha en que los candidatos electos asumirían) la agenda pública se complicará. Las consecuencias de la crisis internacional, el desempleo, el déficit fiscal, serán algunos de los temas que compitan con los que el sector agropecuario pretenda debatir en el ámbito legislativo.

Berensztein recomendó no perder de vista las "urgencias fiscales". Según el especialista, si votar a favor del campo es derogar las retenciones, la batalla está perdida. "No veo a ninguno de los partidos poniendo en semejante estrés a las cuentas nacionales", vaticinó, y agregó: "Si el peronismo disidente piensa gobernar a partir de 2011 no creo probable que se quiera deshacer del ingreso que representan las retenciones".

De todos modos, destacó la voluntad del sector de participar en el Congreso y vio con optimismo el número de candidatos conseguido.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.