El crudo empujó otra vez, pero no alcanzó