El día en que el campo se hizo escuchar

En una protesta que no tuvo fisuras, hubo concentraciones que movilizaron a unas 2000 personas en Jesús María, Río Cuarto, Canals y Laboulaye
En una protesta que no tuvo fisuras, hubo concentraciones que movilizaron a unas 2000 personas en Jesús María, Río Cuarto, Canals y Laboulaye
(0)
29 de julio de 2006  

No hubo cortes de ruta ni se molestó a los viajeros, en su mayoría familias que iniciaban las vacaciones de invierno. Pero el ruralismo de Córdoba se hizo escuchar a través de cuatro movilizaciones de las que participaron un millar de camionetas y el doble de productores en Jesús María, Río Cuarto, Laboulaye y Canals.

Todo comenzó el sábado 22 en Jesús María, donde la Rural más importante del Norte reunió a sus entidades hermanas de Deán Funes y de Cruz del Eje, más la Asociación Rural del Este Catamarqueño, y "descolgó" una columna que llegó del Norte por la ruta 9, con unas 200 camionetas, tractores y maquinarias. Era el primer día de un paro de cuatro lanzado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), en reclamo por la reapertura total de las exportaciones de carne y la eliminación de las retenciones.

La movilización de Jesús María estuvo encabezada por el presidente y vicepresidente de CRA, Mario Llambías y Néstor Roulet, respectivamente. Participó también Ricardo Osella, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Miguel Picat, presidente de la Sociedad Rural de Villa María, la diputada Carmen Alarcón y el presidente de la Cámara de Productores Lecheros de Córdoba, Juan Trossero.

Los ánimos estaban caldeados y la mayoría de las críticas hacia el Gobierno estuvieron centradas en el "apriete mafioso", como llamó Picat a la presión ejercida por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre los operadores de Liniers, y sobre la agresión hacia el sector digitada por el presidente Kirchner, hacia quien llovieron durísimos calificativos, al igual que hacia sus colaboradores. También hubo duras expresiones hacia los frigoríficos que cedieron ante el "apriete".

La mayoría de las participaciones de los productores estuvieron relacionadas con la necesidad de responder a las prácticas desleales de las autoridades, como lo expresó Ricardo Gregorietti, de la Rural riocuartense, y con la idea de conformar un partido político del campo, formulada por el consignatario Enrique del Corral.

El lunes 24 llegó el turno de los ruralistas del Sur. Una columna de 500 camionetas, tractores, maquinarias y camiones se expresó en contra de la intervención del Gobierno en el negocio de la carne en las afueras de Río Cuarto. Tal como ocurrió en 40 concentraciones similares realizadas en la tercera jornada de paro, los productores de Mattaldi, Coronel Moldes, Rodeo Viejo, Las Acequias, Gigena, Coronel Baigorria y Sampacho pidieron el cese de la intervención del Estado en los mercados agropecuarios. Era una mañana fría y ventosa, pero las inclemencias del clima no alcanzaban para atemperar los ánimos de los productores.

En Río Cuarto, el presidente de la Rural, Delfor Maldonado, replicó uno a uno los argumentos descalificadores de Kirchner hacia el sector e instó a los productores a continuar la lucha y a apoyar una campaña de esclarecimiento sobre la situación del sector impulsada por su entidad. La campaña está a punto de ser lanzada por CRA y buscará llegar con su mensaje a todo el país a través de los medios de comunicación social.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.