Opinión. El Mercosur, en contra de los anabólicos