Opinión. El riesgo aumenta cuando se apuesta al monocultivo