Opinión. El riesgo, sólo en la mala aplicación