El trigo promete buenos resultados

Pese a los intensos fríos de julio y agosto, se notan pocos daños; en la región sur hubo inconvenientes por las lluvias
(0)
21 de octubre de 2000  

Los cultivos de trigo de la campaña 2000/2001 evolucionan muy bien en general, con una situación hídrica favorable en la mayoría de las situaciones. "A pesar de los intensos fríos de julio y agosto, se notan pocos daños por heladas severas, tal vez porque éstas tomaron las plantas vegetando en suelos con buenas condiciones de humedad", afirmó Jorge González Montaner, coordinador de la Comisión de Agricultura de la zona Mar y Sierras de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea).

Agregó que "se notan algunos inconvenientes de compactación superficial por exceso de lluvias en la región triguera Sur, que dieron lugar a una implantación dificultosa, sobre todo en lotes de trigo que sucedieron a soja de segunda sembrada directamente".

González Montaner dijo que se notan diferencias en el comportamiento de las variedades de trigo en condiciones de frío extremo, con materiales de mejor comportamiento en esas condiciones.

Las aplicaciones de herbicidas para control de malezas se vieron dificultadas por fuertes vientos en la campaña 2000/2001, lo que provocó una mala llegada de los herbicidas a las malezas. Hubo lotes que exigieron dos pasadas de producto para controlar malezas, entre las que figura la enredadera, una especie que puede dificultar enormemente la cosecha.

González Montaner destacó la necesidad de efectuar esta operación a tiempo, porque por cada día de demora respecto del estado óptimo de aplicación de herbicidas -3 a 4 hojas- se pierden 150 kilos de trigo por hectárea.

El técnico observó buenos resultados con la aplicación de fósforo y nitrógeno en la línea de siembra, sobre todo en lotes con alta cobertura sembrados directamente. Y recomienda no bajar la guardia en la nutrición del cultivo porque los niveles iniciales de nitratos del suelo fueron medianos a bajos, sobre todo en lotes con siembra directa.

González Montaner recordó que para alcanzar rendimientos rentables hace falta asegurar contenidos de nitrógeno de 125-150 kilos por hectárea en el norte y sur de la provincia de Buenos Aires, y de 90 kilos en el sur de Santa Fe; si no se llega a esos valores en los análisis de suelo, debe agregarse el resto mediante la fertilización.

También recomendó no descartar el azufre al considerar la nutrición del trigo, sobre todo en los lotes que serán sometidos a la secuencia trigo-soja. El umbral para tener posibilidades de respuesta a la aplicación es de 8 partes por millón en el suelo y se puede ir evaluando su comportamiento mediante pruebas en parcelas.

Adversidades

González Montaner disertó durante una jornada de Siembra Directa organizada por el CREA Las Petacas, en Clucellas (Santa Fe). Afirmó que hay un ataque generalizado de mancha amarilla en lotes de trigo de las distintas regiones de producción. El técnico recordó que los fungicidas de semilla sólo palian esta situación cuando hay mucho inóculo en el lote. No obstante, por ahora no recomienda la aplicación de fungicidas hasta 2 o 3 nudos y aconseja atenuar los efectos con buena nutrición nitrogenada.

Con respecto a roya, González Montaner dijo que "el ingeniero Moschini, del INTA Castelar, trabaja en un prometedor modelo de estimación de la severidad de roya. Mientras tanto, podemos decir que, en los años de inviernos fríos, la severidad del ataque de roya es menor, aunque en este año ya se detectan ataques en las variedades más sensibles".

Con respecto a fusarium, hay grandes posibilidades de ataque si sobrevienen condiciones de alta humedad ambiente, lluvias durante la floración y temperaturas moderadas. La decisión de tratamiento preventivo se toma sobre la base de la humedad relativa en el período de antesis: si se mantiene cercana al 80% (conviene complementarse con la fórmula elaborada por Moschini, de muy buena predicción) y los trigos apuntan a altos rendimientos, podría ser necesaria la aplicación de fungicidas del tipo del Folicur o Caramba.

Potencial de crecimiento

En un plano más global, González Montaner dijo que la condición primaria para que haya respuesta a la aplicación de fungicidas es que exista suficiente potencial de rendimiento. Explicó que los costos de los productos se han ido acotando y que con 22-23 pesos por hectárea se puede hacer un tratamiento. Este importe todavía supera los dos quintales por hectárea, pero las respuestas pueden sobrepasar los 4 o 5 quintales por hectárea si los ataques son significativos.

En la campaña triguera 2000/2001 no se observan graves ataques de insectos. Sólo hubo algunos casos aislados en los que se detectaron gusanos de suelo y pulgón.

En los últimos años surgió la posibilidad de agregar valor a la producción triguera a través de mayor calidad del grano. Al respecto, González Montaner recomienda que los agricultores se junten, que conformen una masa crítica y que negocien la venta de un producto de calidad.

"Con tratos individuales con molineros van a alcanzar alguna mejora, pero siempre va a ser algo circunstancial, que va a aparecer y desaparecer según el año y las condiciones económicas de los molinos. Hay que considerar la posibilidad de reunir volumen para ofertar esa mercadería en mercados externos", advirtió el técnico.

Más demanda de Brasil

Levantó el veto a los Estados Unidos

WASHINGTON (EFE).- Brasil ha decidido comprar más trigo a Estados Unidos, tras levantar el veto que mantenía sobre determinadas importaciones de ese producto, informó el Departamento de Agricultura norteamericano.

La medida permitirá que los productores estadounidenses consigan hasta 120 millones de dólares, ya que podrán vender entre medio millón y un millón de toneladas más de trigo.

Brasil impuso en 1996 restricciones a las importaciones de trigo, debido al temor de que contuviesen un hongo. Desde entonces, sólo ha comprado una variedad. La medida fue anunciada en Washington tras una entrevista que celebraron el secretario estadounidense de Agricultura, Dan Glickman, y su colega brasileño, Pratini de Moraes, que aseguró que no había necesidad de mantener el veto sobre esas importaciones de trigo.

Brasil ha reclamado repetidamente a Estados Unidos que levante sus restricciones sobre la importación de carne de buey.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.