En busca de la superficie perdida

Los mercados adversos debilitaron la producción del arroz, el algodón y los porotos; la alternativa es la soja
(0)
24 de abril de 2004  

Arroz, algodón y legumbres son, entre otros, cultivos que en los últimos años vinieron perdiendo terreno por condiciones adversas de mercado, que fueron aprovechadas para la expansión sojera, la actividad más rentable de la agricultura.

Lejos de ser competidoras, esas economías regionales deberían rotarse con la oleaginosa. Pero para ello tienen que recuperar su competitividad.

Esa fue la reflexión de algunos de los oradores que asistieron al Outlook 2004, organizado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), consultados por LA NACION.

Hugo Müller, de la Fundación Pro Arroz, y Jorge Harvez, asesor de la Sagpya, coincidieron en que el cultivo, que en un 90 por ciento se produce en las provincias de Corrientes y Entre Ríos, no "ha perdido" por la soja.

"El arroz pierde porque durante la década del 90 fue el cultivo que en la Argentina más creció, ya que había un contexto internacional firme. Y luego, una conjunción de factores adversos, como el aumento de la presión impositiva, la baja del mercado y del precio internacional, la devaluación en Brasil (prácticamente, el único comprador) y los problemas de financiación, llevó a una profunda crisis, de la que ahora se está saliendo", dijo Müller.

En 1998/99 la superficie sembrada fue de 290.000 hectáreas y se cosecharon 1.600.000 toneladas. En el último ciclo el área fue de 170.000 hectáreas y se produjeron 950.000 toneladas, cifra que, sin embargo, marca un repunte respecto de la campaña 2002/03, con 740.000 toneladas. Para Harvez, la soja actuó como ayuda y no como adversaria del arroz, porque "le dio liquidez al productor".

Fernando Naya, de la Cámara Algodonera Argentina, señaló que en ningún momento se intenta frenar la expansión de la soja ni competir con ella. "Queremos que el algodón vuelva a ser una opción de rotación de la oleaginosa", enfatizó.

El dirigente trajo a colación el Plan Quinquenal de Recuperación Algodonera, que incluye inversiones por más de 500 millones de pesos en cinco años, con el objetivo de recuperar 500.000 hectáreas y 100.000 puestos de trabajo en Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Salta, Santa Fe, Catamarca, Córdoba, Corrientes, La Rioja, Entre Ríos, San Juan y Jujuy.

Para Luis Pellegrino, asesor de la Sagpya, "es muy difícil recuperar la superficie perdida de algodón, porque el cultivo de la soja es más fácil como actividad y requiere menos financiamiento".

En legumbres, Amanda Fuxman, del Programa Calidad de los Alimentos Argentinos de la Sagpya, dijo que la siembra de soja en zonas poroteras de Salta aumentó un 30 por ciento.

Pero advirtió que el avance de la soja no es el único factor de disminución del sector porotero. "Se producen variedades tradicionales (blanco y negro), pero los mercados demandan otras variedades, como el adzuky (de color) o colorado grande."

Explicó Fuxman que la Argentina es el primer exportador de poroto blanco, con 100.000 toneladas, pero el mercado está en retracción. Y en poroto negro, dijo que en los últimos años la superficie cayó de 22.700 a 10.000 hectáreas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.