En Chicago, el valor del maíz cayó al nivel previo al inicio de la siembra

Maíz
Maíz
Tras bajar US$1,57, ayer cerró a US$134,84 por tonelada, el mismo precio que el vigente el 10 de mayo último, antes de que las lluvias excesivas restringieran el área en EE.UU.
Dante Rofi
(0)
7 de septiembre de 2019  

Oficialmente, para las pizarras de la Bolsa de Chicago las excesivas lluvias que demoraron y que restringieron la siembra 2019/2020 de maíz en los Estados Unidos no sucedieron. Ayer, el precio del cereal cayó US$1,57 y la posición septiembre cerró con un ajuste de 134,84 dólares por tonelada, el mismo valor que el vigente el 10 de mayo último, día en que el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA, por sus siglas en inglés) proyectó la producción de la nueva campaña en 381,78 millones de toneladas, muy por encima de los 353,09 millones estimados por el organismo en su informe mensual de agosto, como consecuencia de las adversas condiciones climáticas que ahora el mercado no refleja.

Con el cierre de ayer, en la semana el contrato más cercano del maíz en la plaza estadounidense retrocedió un 4,33% desde los 140,94 dólares del viernes anterior. Sin embargo, el derrumbe del valor del grano grueso es del 24,68% desde los 179,03 dólares alcanzados el 17 de junio último, cuando las oficinas de los operadores solo recibían reportes e imágenes sobre áreas anegadas y sobre registros pluviométricos inusitados.

Para que el precio del maíz hoy quedara desprovisto de todo "premio climático" el mercado puso su foco sobre la demanda y ahí las noticias no son positivas para el grano grueso estadounidense, tanto es así que los operadores consideran que el jueves próximo, en su nuevo informe mensual sobre estimaciones agrícolas, el USDA podría volver a reducir su proyección sobre las ventas externas 2018/2019, lo que incrementaría una vez más el volumen de las existencias finales de dicha campaña, que hoy están previstas en 59,96 millones de toneladas.

De ese modo, una parte de las pérdidas productivas 2019/2020 ocasionadas por el clima bien podrían compensarse con un mayor remanente del ciclo anterior.

Ayer resultó bajista el informe semanal del USDA sobre las exportaciones semanales estadounidenses, dado que el organismo relevó la cancelación de ventas por 162.900 toneladas de maíz 2018/2019, en tanto que sobre la nueva temporada comercial confirmó negocios por 416.700 toneladas, por debajo de las 858.900 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de entre 500.000 y 800.000 toneladas.

Para agravar el panorama, ayer trascendió que el "paquete gigante" de medidas prometido por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para fomentar la demanda de etanol sería bastante más modesto de lo esperado. Según informó la agencia Reuters, entidades que representan a agricultores y a productores de biocombustibles advirtieron a la administración Trump que sus propuestas no cumplen con las expectativas y que, por lo tanto, no contarían con su apoyo.

Al parecer -las reuniones para darle forma al paquete seguirán durante los próximos días-, los volúmenes de etanol a base de maíz y de biodiésel a base de soja que se fijarán para las mezclas obligatorias con combustible fósil en 2020 son inferiores a los previstos desde el sector agroindustrial, que aún reclama que la Agencia de Protección Ambiental revoque las exenciones dadas a 31 refinerías de petróleo por las cuales se las habilita a no generar mezclas con biocombustibles.

Trump quedó así en medio de dos fuegos entre quienes fueron sus principales aliados para llegar a la Casa Blanca, el sector agropecuario y la industria petrolera. El primero, que responsabiliza al gobierno por el impacto que generó la guerra comercial con China sobre los precios de los granos, demanda un mayor uso de biocombustibles en las mezclas; el segundo, en cambio, reclama mayores exenciones para las pequeñas refinerías que -dicen- atraviesan dificultades económicas. Ambos sectores tienen su poder de lobby y ninguno tiene el empate como resultado esperado.

Mercado doméstico

En el mercado local, los exportadores ofrecieron ayer US$125 por tonelada de maíz con entrega inmediata sobre el Gran Rosario y US$130 para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, sin cambios.

El maíz de la próxima cosecha, para las entregas entre febrero y abril, se negoció a US$132 por tonelada para el Gran Rosario, con una baja de un dólar. En el Matba Rofex las posiciones diciembre y abril del cereal perdieron US$3,50 y 2,50, mientras que sus ajustes fueron de 132,50 y de 133,50 dólares por tonelada.

Sin cambio de tendencia

-24,68%

Caída desde lo alto

Los US$134,84 en que cerró ayer el maíz en Chicago implicaron un derrumbe del 24,68% desde los 179,03 dólares del 17 de junio

-4,33%

Semana negativa

En el balance semanal, la posición septiembre pasó de 140,94 a 134,84 dólares

59,96

Stock final

Según el USDA, el ciclo 2018/2019 dejará un stock de maíz de 59,96 mill./t

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.