En Chicago, el valor de la soja cayó al menor nivel en lo que va del año

La posición marzo retrocedió US$4,22 y se negoció a 326,93 dólares por tonelada; China anunció que mantendrá los subsidios para la producción de la oleaginosa
La posición marzo retrocedió US$4,22 y se negoció a 326,93 dólares por tonelada; China anunció que mantendrá los subsidios para la producción de la oleaginosa Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
7 de marzo de 2019  • 01:30

El valor de la soja cayó ayer al nivel más bajo en lo que va del año en la Bolsa de Chicago, donde las posiciones marzo y mayo perdieron US$4,22 y 4,32, tras cerrar con ajustes de 326,93 y de 331,43 dólares por tonelada. El antecedente inmediato más bajo es el del 28 de diciembre último, cuando el contrato enero se negoció a 324,36 dólares.

Entre las razones de la tónica bajista se destacó la decisión del gobierno de China de sostener por cuarto año consecutivo subsidios para fomentar la producción de soja (como se amplía por separado), en momentos en los que se prolongan las negociaciones para intentar ponerle fin a la guerra comercial con los Estados Unidos, que ya lleva un año de vigencia y que restringió el comercio entre ambos países.

Y si bien la cosecha china de soja (cercana a los 16 millones de toneladas) continúa siendo muy inferior a las necesidades del país, que para el ciclo comercial 2018/2019 prevé importar unos 85 millones de toneladas como materia prima para producir el alimento de sus rodeos, los operadores interpretaron el anuncio del gobierno de Xi Jinping como una decisión política orientada a reducir la dependencia de la mercadería importada, sobre todo desde Estados Unidos, que hoy debe tributar un arancel del 25% para entrar en China.

El otro fundamento bajista, inexorablemente ligado a guerra comercial, es la presión que ejercen las abundantes existencias estadounidenses de soja del ciclo 2018/2019. En ese sentido, el promedio de las estimaciones privadas difundidas a la espera de la publicación (mañana) del nuevo informe mensual del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos sobre oferta y demanda global ubicó el stock final de la oleaginosa en 24,55 millones de toneladas, levemente por debajo de los 24,76 millones del reporte de febrero, pero un 106% por encima de los 11,90 millones dejados como remanente por la campaña 2017/2018.

Si no se logra un acuerdo sólido (y pronto) que ponga fin al conflicto comercial las chances de ver una recuperación de los precios de la oleaginosa son escasas. La urgencia está dada por la firmeza con que comenzaron los embarques de soja de Brasil hacia China, cuando se levantó el 50% de una cosecha que oscilaría de 113 a 116 millones de toneladas. Además, en poco menos de dos meses el mercado sumará la oferta de la Argentina, calculada entre 53 y 56 millones de toneladas.

Suba cambiaria

En el mercado local la soja se negoció ayer a 9300 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, con una mejora de 100 pesos respecto del viernes pasado. Esa suba respondió exclusivamente a la devaluación del peso frente al dólar, en una jornada en la que la paridad pasó de 39,61 a 40,55, según el tipo de cambio comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

La propuesta por la soja de la nueva cosecha, para las entregas en mayo, retrocedió de 230 a 225 dólares por tonelada. El mismo camino fue seguido por la oleaginosa en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los contratos mayo y julio perdieron US$3 y 2,30, al cerrar la rueda con ajustes de 231,50 y de 238,20 dólares por tonelada.

Trigo y maíz

Las bajas más pronunciadas de la jornada en el mercado estadounidense las padeció el trigo. En efecto, la posición mayo del cereal en las Bolsas de Chicago y de Kansas perdió US$4,68 y 4,69, tras terminar la rueda con un ajuste de 165,35 y de 161,12 dólares por tonelada, respectivamente.

Para el trigo el principal fundamento bajista es la recomposición de la oferta prevista a partir de fines de junio, cuando el hemisferio Norte comience a volcar sobre el mercado las variedades de invierno. A diferencia de lo sucedido un año atrás, Rusia y la Unión Europea obtendrían cosechas abundantes, lo que obligaría a los vendedores estadounidenses a presentar valores competitivos para no resignar mercados.

En el nivel local, la demanda ofreció 180 dólares por tonelada de trigo para Bahía Blanca y 175 dólares para Necochea, sin variantes. Para el Gran Rosario, en cambio, las propuestas de los exportadores descendieron de 175 a 170 dólares.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los molinos ofrecieron entre 6900 y 9300 pesos por tonelada de trigo disponible, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba, la posición marzo del trigo sumó US$0,20 y cerró con un valor de 187 dólares por tonelada. En cambio, los contratos julio y enero perdieron US$2 y 1, tras cerrar con ajustes de 193,50 y de 174 dólares por tonelada.

Respecto del maíz, en la Bolsa de Chicago las posiciones marzo y mayo bajaron US$1,38 y 1,28, en tanto que sus ajustes fueron de 142,71 y de 146,65 dólares por tonelada. Sin novedades que permitan vislumbrar un incremento de las exportaciones del complejo estadounidense de maíz (grano, etanol y DDGS) a China, como lo auguran los negociadores de Estados Unidos, los precios del cereal copiaron la tendencia negativa marcada por el trigo y por la soja.

En la plaza doméstica, la demanda exportadora ofreció 5400 pesos por tonelada de maíz para el Gran Rosario, $100 más que el viernes. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea los interesados propusieron 150 y 148 dólares por tonelada del grano grueso, 2 dólares menos que en la rueda precedente.

La BCBA informó que los consumos pagaron entre 4900 y 5400 pesos por tonelada de maíz, según condición, calidad, procedencia y forma de pago.

Las pizarras del Matba reflejaron bajas de US$0,50 y de 1,30 sobre los contratos abril y julio del maíz, cuyos ajustes resultaron de 135,50 y de 132,70 dólares por tonelada.

Ayudas estratégicas y con visión de largo plazo

Los incentivos para la producción de soja china, que crecieron exponencialmente desde el año pasado en detrimento de los subsidios al maíz, favorecen particularmente a los agricultores de Heilongjiang, la principal provincia china productora de granos, en el noreste del país, en el límite con el lejano este ruso, una región con potencial agropecuario que los gobiernos de Rusia y de China buscan desarrollar con inversiones compartidas.

Durante 2018 los subsidios a la soja fueron de 320 yuanes (unos 47,7 dólares) por mu, que es una medida de superficie china equivalente a 0,06 hectáreas. Ahora, según consignó ayer la agencia Reuters, las ayudas se mantendrían en torno de los 300 yuanes, mientras que se elevarán los pagos a los productores de maíz, que en 2017 fueron recortados de 134 a 25 yuanes. Ese incremento, sin embargo, mantendrá el fomento para el cereal unos 200 yuanes debajo de los asignados para la siembra de la oleaginosa.

Por: Dante Rofi

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.