Espacio para las delicias argentinas

Paté de faisanes, cervezas, chocolates y vinos llamaron la atención de los visitantes del Salone del Gusto 2006
(0)
4 de noviembre de 2006  

TURIN, Italia (De un enviado especial).- Paté de faisanes, vinos orgánicos, cervezas artesanales, chocolates de calidad y mieles. Esos y otros productos argentinos estuvieron en el Salone del Gusto 2006, realizado en la Fiera Lingotto.

Roxana Pagni y Ricardo Diez son los directores de Granja del Mar SA, de Mar del Plata, establecimiento dedicado a la cría de faisanes de collar para su comercialización en fresco o procesados como paté y conservas con hierbas finas o en escabeche.

"Si bien todavía no exportamos, tenemos granjas habilitadas por la Unión Europea y creo que antes de fin de año comenzaremos con los embarques", comentó Pagni, mientras que Diez agregó que empezaron a trabajar con este emprendimiento en 2002 con dos granjas: una en Mar del Plata y la otra en Santa Clara del Mar. Crían 10.000 o más animales al año.

"Participar del Salone del Gusto significa estar en contacto con los consumidores más exigentes de Europa y permite comparar nuestra producción", acotó Diez.

Muy satisfechos con la muestra estuvieron José Rodrigo Salgado y Gustavo Maccari. El primero llegó con sus chocolates para testear las preferencias europeas. "La experiencia fue muy positiva", dijo.

En tanto, Maccari concretó la venta mensual de 10.000 botellas (porrones) de su cerveza orgánica y artesanal. Además, logró contactarse con unos 12 importadores.

También estuvieron presentes María Larsen, de Mar del Plata, con su miel; Edgardo Troiano, con un licor de laurel y miel, una receta griega con 2500 años de antigüedad; los vinos orgánicos de Viñas del Barón y Bodega Palo Alto, ambas de Mendoza y de la misma provincia llegó la firma De mi Campo SA, con sus dulces, vinagres, hierbas y otras especies orgánicas.

De recorrida por la muestra, el cónsul general adjunto argentino en Milán, Eduardo Martire, reconoció la dificultad que tienen algunos países para ingresar con ciertos productos tradicionales, por eso sugirió buscar mercados con nuevas variedades. "Esta muestra es una oportunidad excelente que le permite al empresario argentino compararse con sus pares del mundo", dijo el diplomático.

Visita a la Argentina

Verónica Fernández, una santafecina radicada en Italia hace cinco años, trabaja en la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenza, en la región del Piemonte. Se encarga de los eventos curriculares de la Universidad, que pertenece al movimiento Slow Food. Anunció que está organizando para el año próximo un viaje con estudiantes a la Argentina.

Pero no todas fueron sonrisas por el lado de los argentinos. Oscar Jorge Caviglia, de Rosario, no pudo llevar sus carnes ahumadas artesanales. "Pese a tener certificados habilitantes provincial y municipal, el Senasa no me permite sacar los productos del país porque en lugar de cámara frigorífica, tengo freezer", dijo.

Otro tanto le ocurrió a Alberto Cecchin, bodeguero de Mendoza que no pudo traer sus vinos. "Los trámites por lo menos me hubieran llevado dos años. Lo único que nos quedó por hacer fue aprender de los talleres", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.