Golpe de timón para frenar el deterioro

En La Corona cambiaron de estrategia para evitar la pérdida de calidad de los suelos y caer en la debacle económica
En La Corona cambiaron de estrategia para evitar la pérdida de calidad de los suelos y caer en la debacle económica
(0)
28 de octubre de 2000  

CARLOS CASARES. - Durante muchos años La Corona fue manejada en forma tradicional, con un fuerte énfasis en la actividad de cría y algo de agricultura y tambo.

En los últimos 15 años, las condiciones económicas y la amenaza del deterioro de los suelos hicieron que hubiera que cambiar las estrategias.

En rigor, fueron cambios profundos, no sólo de maquillaje. Veamos sólo cuatro de los implementados en los últimos años en este campo.

Mutaciones estructurales: 1) Sin ir demasiado lejos, en la década del ochenta, de las 4619 hectáreas totales sólo 500 estaban en el rubro agrícola. Por esos años nació el primer gran objetivo de Alistair Henderson: ampliación del área de producción de granos.

2) El segundo gran propósito fue buscar un método de trabajo que estuviera en armonía con el ambiente. Se adoptó el sistema de siembra directa permanente, se eliminó un gran número de máquinas y se tercerizaron las siembras.

3) Se reasignaron las actividades ganaderas pasando de la cría al tambo y, como se mencionó, con un fuerte aumento de la actividad agrícola.

4) Y finalmente, debido a los cambios mencionados se redujo el plantel de personal estable a sólo cinco personas, mientras que al mismo tiempo se incrementó la cantidad de gente calificada, pero en forma temporaria. Otro signo de estos tiempos.

Máquinas propias

Una de las decisiones que más llaman la atención es la cesión hacia terceros de la actividad de la siembra. No resulta algo muy usual, sobre todo en campos bastante grandes.

La forma de trabajo es la siguiente: la estancia pone las sembradoras (John Deere 750 DT, Agrometal TX 10 y Schiarre 850) y el prestador de los servicios se encarga del tractor y es el responsable de la mano de obra.

Según los responsables de La Corona, este planteo representa las siguientes ventajas:

  • Se amplía la disponibilidad de las sembradoras, ya que están a disposición del campo en tiempo y forma. Y no hay limitaciones de tiempo.
  • La Corona elige el equipamiento que más satisface sus requerimientos en cuanto a trenes, monitores de siembra, etcétera.
  • El mantenimiento de la maquinaria es óptimo, ya que está a cargo del personal estable. "Generalmente, los contratistas en épocas de baja rentabilidad no son muy prolijos en este aspecto", aseguraron los responsables.
  • El personal que forma parte del plantel permanente, al estar desligado de la siembra, se aboca a tareas específicas como, por ejemplo, controles, seguimiento de cultivos, entre otros. Eso es muy bueno para la búsqueda de la calidad total en los trabajos.

    Primero, en la mente

    En las tareas concernientes al tambo se sigue el mismo método de trabajo: la estancia aporta la segadora, el rastrillo, la enrolladora y la empaquetadora de rollo húmedo (henolaje), mientras que se contrata a todo el personal operativo, que muchas veces tiene la forma de pequeñas empresas de servicios.

    Como puede observarse, la forma de trabajo de este campo apunta a consolidar una tendencia que se verifica desde algún tiempo atrás: la reducción de grandes planteles de personal estable, el aumento de personal calificado, aunque sea en forma temporaria.

    Tal vez lo más significativo sea resaltar que este y otros cambios (muchas veces realizados por la presión de la necesidad) representan la acción de otro cambio, pero que se da internamente, en la propia mente de los seres humanos que dirigen estas empresas de campo.

    Y esto resulta especialmente llamativo y alentador, sobre todo si se tiene en cuenta que el campo fue por muchos años el artífice de actitudes conservadoras, estables y, en muchas ocasiones, con claros signos de rigidez.

    Resulta mucho más sencillo comentar estos cambios que implementarlos en la práctica. Cualquier lector que esté trabajando en la parte operativa de algún campo conoce a ciencia cierta cuál es la importancia de estas mutaciones. Especialmente en los campos grandes. Requiere de esfuerzo, tesón, capacitación y valentía para enfrentar complicados y permanentes escollos.

    La jornada organizada por Aapresid en Carlos Casares tuvo una activa participación de productores, quienes desde una tribuna siguieron las explicaciones de los coordinadores técnicos.

    "Más que un productor en acción, esto debió llamarse "Un equipo en acción". Esto no se hace con el esfuerzo de unos pocos, es el resultado de pequeñas acciones de muchos", comentó Alistair Henderson.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.