Granos por insumos, el clásico trueque del campo

Es la opción más elegida para evitar el endeudamiento
Es la opción más elegida para evitar el endeudamiento
(0)
29 de junio de 2002  

Del más grande al más pequeño, todos los productores están cambiando su forma de trabajar. La imposibilidad de operar con fluidez en los mercados de futuros, la falta de financiamiento y la ausencia de reglas claras los ponen a todos en un plano de igualdad.

"La incertidumbre que genera el hecho de no poder cubrir la producción en el mercado de futuros nos pone ante una situación dramática, dado que ésa era la base de nuestra gestión empresaria", dijo a LA NACION Gustavo Grobocopatel, titular de la firma Los Grobo, que trabaja 70.000 hectáreas, repartidas entre Buenos Aires, Córdoba, La Pampa y Chaco.

"Hoy debemos utilizar los granos como moneda de cambio ante la falta de financiamiento. Vendemos lo necesario para cancelar compromisos asumidos o para adquirir insumos", explicó Grobocopatel.

Este productor agregó que muchos chacareros que tienen buenos campos los están entregando en alquiler o a porcentaje "porque no quieren jugar el partido contra la incertidumbre solos".

Oscar Alvarado, titular de la firma El Tejar, que trabaja entre 45.000 y 50.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires, señaló que ante las actuales condiciones del país, está "reteniendo el grano cosechado (soja, en este caso) para venderlo ante compromisos financieros. A la vez -dijo-, estamos acordando ventas forward de trigo con algunos exportadores por valores muy cercanos a los US$ 93,50, un precio que consideramos bueno".

Alvarado destacó que quienes decían que con la devaluación se beneficiaba al campo se equivocó. "Lo único que lograron fue que perdiéramos competitividad. Me gustaría volver a tener la previsibilidad que teníamos antes de la devaluación."

Regresión

"Hoy estamos trabajando como lo hacíamos en 1987/1988, usando los granos como moneda de cambio para comprar insumos", comentó Berta Fernández de Llopis Gomis, productora de Tres Arroyos que está en plena siembra de unas 500 hectáreas con trigo.

Con tono firme, la productora subrayó: "La consigna que tenemos para la nueva campaña es no endeudarnos; todo los insumos que compramos los pagamos con mercadería disponible. Hasta el año anterior comprábamos contra cosecha, de manera de poder utilizar el dinero para otras actividades, como la adquisición de hacienda; hoy eso ya no es posible. Para ser eficientes debemos cuidarnos mucho".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.