Opinión. Hace falta un plan estratégico