Harán un sorgo tolerante a la sal

Para desarrollarlo, se fusionaron dos empresas multinacionales que invertirán en la Argentina más de 720.000 dólares, en tres años
(0)
27 de mayo de 2009  

La semillera multinacional Advanta, con casa matriz en la India, y la empresa de tecnología focalizada en el cuidado del medio ambiente, Arcadia Biosciences, Inc, se asociaron para desarrollar un sorgo tolerante a la sal.

La investigación se realizará en el centro que Advanta tiene en Balcarce, Buenos Aires, y demandará una inversión de 720 mil dólares, según contó a LA NACION, durante su paso por Buenos Aires, el CEO de la firma, V.R. Kaundinya.

La idea es producir un sorgo transgénico con eficiencia de uso de nitrógeno. (NUE, por su sigla en inglés) La empresa explicó que de esa forma se podrán obtener elevados rindes en zonas con alto impacto de sal y a la vez reducir la necesidad de agua dulce.

Los representantes de la firma aseguraron que se trata de una tecnología muy beneficiosa para el medio ambiente. En primer lugar, porque se trataría de una forma de preservar las reservas de agua dulce, cada vez más valorizadas. Pero además, el biocombustible producido con un sorgo modificado con la tecnología NUE, tendría un impacto ambiental significativamente menor que el original.

"Nuestra estrategia propone aumentar la productividad y a la vez los ingresos de los productores que tienen cultivos marginales, como es el sorgo", aseguró el CEO de Advanta.

Los fundamentos

¿Por qué sorgo? Kaundinya dijo que se inclinaron por esa opción, ya que se trata de un cultivo que no requiere una alta inversión, es bastante resistente a las condiciones de sequía y además cada vez hay mayor interés en este cultivo como fuente de energía renovable.

"Creemos en el futuro del sorgo y estamos totalmente comprometidos en lograr que la tecnología juegue un rol más importante para este cultivo. Estamos contentos de estar asociados con Arcadia Biosciences en este esfuerzo", contó el CEO de Advanta.

"Las expectativas que tenemos en la Argentina son muy altas, es un país muy competitivo en agricultura", afirmó Kaundinya. Además, se trata de una apuesta al futuro: "En los próximos años, los alimentos se producirán en América del Sur y volarán a Asia para su consumo", dijo el director de Advanta, cuya casa matriz está en la India.

No es nueva la presencia de Advanta en la Argentina. La empresa está en el país hace 30 años, donde constituyeron el brazo semillero de la compañía en el continente. En ese momento lo único que comercializaba la empresa era girasol.

Justamente, en torno a ese cultivo, se desarrollaron las primeras investigaciones de la empresa en el centro de desarrollo que tiene en Balcarce.

Según explicó Kaundinya, hace más de diez años que la empresa está trabajando en una nueva tecnología para cambiar el perfil de ácido graso del girasol y obtener una grasa natural, sólida a temperatura ambiente. Se trataría de un producto "más saludable porque no contiene grasas trans", dijo Kaundinya.

Todavía no está listo para ser comercializado, pero el CEO de Advanta aseguró que "se trata de una gran oportunidad" ya que "no hay otra grasa vegetal, natural, en el mundo."

Advanta también tiene en el país tres programas de mejoramiento a escala completa. Es decir, producen semillas con genética adaptada a los mercados de destino. De esta forma exportan semillas de girasol, sorgo y maíz a Tailandia, India, Ucrania, Rusia y China.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.