Intercambio con estilo patagónico

La firma Hercos intenta tener más hacienda con el "canje" de los novillos que engorda por los terneros que recibe
La firma Hercos intenta tener más hacienda con el "canje" de los novillos que engorda por los terneros que recibe
Fernando Bertello
(0)
24 de septiembre de 2005  

LUIS BELTRAN, Río Negro.- Van ya poco más de 50 kilómetros de viaje en una camioneta que copia el terreno algo sinuoso y el paisaje no cambia: la estepa patagónica domina la geografía prácticamente monótona de esta zona.

Aunque ante la vista se impone la planicie y animales que buscan perderse en la inmensidad de los campos de la región, de pronto salta a escena un feed lot, casi en medio de la nada, que hoy se destaca por funcionar de una manera singular.

Hercos SRL, una sociedad que integran Alberto Hernández, Hugo Costanzo y Hugo Costaguta, ha desarrollado aquí, a 60 kilómetros de Luis Beltrán, localidad ubicada a unos 350 kilómetros de Viedma, una experiencia de engorde que, además de la venta de la producción, incluye un "canje" con un frigorífico de la ciudad de Bariloche que le provee terneros de 170 kilos que después salen con 350/500 kilos de los corrales, que tienen capacidad para 2000 animales.

Como la firma produce 102.000 fardos de pasto y 2900 rollos (equivalentes a 18 fardos), con 320 hectáreas de alfalfa bajo riego en la zona de Luis Beltrán, en el Valle del Río Negro, el esquema cierra bien, ya que se asegura buena parte del alimento para la dieta, que se complementa con la compra de unas 500/600 toneladas de maíz a terceros.

Lo llamativo del emprendimiento es que se realiza en una zona que por ser de vigilancia sanitaria quedó al margen de la vacunación contra la aftosa -el antígeno sí se aplica a unos pocos kilómetros del lugar-, con lo cual la carne de los productores puede ingresar con hueso al mercado turístico de Bariloche. No obstante, el producto no puede ir al sur del paralelo 42, hoy la región libre de aftosa sin vacunación.

"Si la barrera del paralelo 42 se corriera al margen sur del río Negro tendríamos un mayor mercado. Además de Bariloche podríamos ingresar en Comodoro Rivadavia y hasta Ushuaia", comentó Hugo Costanzo. Por la restricción sanitaria el traslado de los animales hasta Bariloche se torna algo engorroso, ya que los camiones con hacienda deben transitar por caminos alternativos de tierra, no por las rutas por donde podrían circular, ya que una disposición del Senasa impide el paso por las zonas donde se vacuna.

El feed lot de Hercos se encuentra en la zona sur del departamento rionegrino de Avellaneda, que tiene más de 1,5 millón de hectáreas y en los últimos diez años duplicó su stock bovino hasta llegar a los 190.000 cabezas. En la región sur, donde hay entre 50.000 y 60.000 animales, en la planicie la hectárea cuesta entre 20 y 30 dólares; en la parte norte se han concretado negocios de hasta 100 dólares.

Canje

Con el feed lot en marcha desde 1999, los socios de la firma procuraron aceitar el esquema de engorde, que además de producir animales pesados les permite crecer en cabezas.

En líneas generales, el frigorífico Arroyo entrega terneros (los animales llegan desde la región cordillerana) que después los productores engordan. Por cada tres terneros que entran suele salir de la empresa un novillo de más de 450 kilos.

"Este año el frigorífico nos entregó 1000 terneros de 170 kilos, en tanto que nosotros le estaremos dando 170.000 kilos de gordo", explicó Costaguta. Entre lo que ya sacaron del feed lot y lo que esperan terminar van a llegar a los 1200/1400 novillos de entre 350 y 500 kilos.

Con este negocio los socios no tienen que salir a comprar los terneros, que entran en el feed lot con más de 250 kilos después de estar casi un año sobre campo natural en el establecimiento de la firma. "El canje nos permite repoblar el campo. Nosotros mandamos kilos (al frigorífico) al tiempo que recibimos animales; ganamos con la cantidad de cabezas", subrayó Costanzo.

Aparte de tener como destino al frigorífico Arroyo, la producción engordada también se vende a Carnes Rionegrinas, firma que faena en la localidad de Jacobacci.

La alfalfa que los productores producen bajo riego en el Valle del Río Negro es clave para el planteo. "Esto es negocio porque el pasto es nuestro", indicó Costaguta. En los corrales se dan a los animales todos los rollos confeccionados y alrededor del 30% de los fardos.

Hoy para lograr un novillo de 500 kilos suministran en la dieta 8 kilos de alfalfa por día y otros 8 de maíz, con el fin de que el animal gane 1,3/1,4 kilo. El costo de producción ronda los 2,05/2,10 pesos, contra los 2,30/2,40 del valor de la hacienda que se vende a los frigoríficos.

Pese a las condiciones agroecológicas del lugar -apenas llueve 200 milímetros por año-, desde un principio los productores han buscado afrontar las dificultades. Allí hoy sacan el agua para los animales desde unos 150 metros de profundidad.

Los productores también han cuidado el diseño de los corrales. En este sentido, el piso tiene un declive para que, en los días en que las precipitaciones suelen ser importantes, el agua escurra y los animales no tengan que caminar sobre barro.

"Aquí todo se reinvierte", indicó Costaguta. Los productores han concretado en el último año inversiones para almacenar granos y el pasto.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.