El escenario. Inundaciones que nunca dieron tregua a los productores